Positivas noticias entregó esta mañana el Banco Central, al informar que el Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) mostró un crecimiento de 7,2% en marzo de 2022 -en comparación al mismo mes del año pasado-, dato que se ubicó en la parte alta de las expectativas de los analistas.

A su vez, la cifra desestacionalizada también mostró un ritmo alentador, al anotar en el tercer mes del año un aumento de la actividad de 1,6% respecto a febrero. Todo esto, en un contexto en el que el consenso del mercado y entre las autoridades económicas habla de una fuerte desaceleración en 2022.

Por eso, según expuso en La Moneda el ministro de Economía, Nicolás Grau, lo informado por el instituto emisor se trata de “cifras positivas”, destacando que el enfriamiento esperado para le economía nacional esté mostrando “cierta calma”.

“Estos son buenos números y nos reafirma la importancia de seguir trabajando, de seguir generando condiciones favorables para la actividad económica”, resaltó. “Son buenas cifras, pero no significa que tengamos que bajar los brazos y bajar el ritmo de nuestro trabajo”, añadió.

Dicho eso, adelantó que “uno no puede tener todos los meses un Imacec de 7%, eso no es viable. La economía no va a crecer a ese ritmo este año”.

En esa línea, comentó que en los próximos meses las bases de comparación se irán poniendo más y más exigentes -dado el inédito crecimiento mostrado en 2021-, lo que “probablemente” se irá reflejando en una menor expansión económica.

“Niveles como estos es difícil mantenerlos, pero, partamos por el vaso medio lleno: tenemos hoy día una muy buena cifra, hay que celebrarla y seguir trabajando duro para mantener eso en el tiempo”, concluyó.

/psg