Después de muchos idas y vueltas, la teleserie en Colo Colo en torno a los sueldos se acabó: no hubo acuerdo, se cerró la mesa negociadora  y la Dirección del Trabajo (DT) tendrá que fiscalizar a Blanco y Negro para ver que esté todo en orden y revisar, además, el reclamo de los futbolistas por los 22 días que dicen haber trabajado en abril.

En la mediación de la DT, Blanco y Negro ofreció hasta un 83% de devolución de dineros restados en un plazo de varios años que podía llegar a la totalidad con la realización de eventos y amistosos. Los jugadores dijeron que no, esperando el 100% sin partidos de por medio.

Ahí la mesa se rompió en ese momento y Esteban Paredes disparó contra Harold Mayne-Nicholls, acusándolo de creerse “dueño del club”. En el acto, Aníbal Mosa empoderó al vicepresidente y dijo que él no volvería a dialogar ante el pedido de los futbolistas.

Cuando todo se daba por cerrado, el plantel emitió un comunicado que tenían la voluntad de volver a dialogar. Blanco y Negro aceptó, pero a partir de la propuesta que presentaron en un principio. Es decir, descuento del 50% a los sueldos más altos con devolución de un 75% como máximo.

Los jugadores esperaban, al menos, la última oferta tras la mediación que habían rechazado en su momento. O sea, un 83% con la idea de llegar a un 88% de devolución, pero la concesionaria les advirtió que ya habían dicho que no a esa propuesta.

/gap