Las manifestaciones del pasado Día del Trabajador se vieron empañadas por los hechos de violencia ocurridos en el Barrio Meiggs, entre las comunas de Santiago y Estación Central, lugar donde una mujer identificada como Francisca Sandoval recibió el disparo de un perdigón que la dejó severamente herida y que, casi dos semanas después, murió producto de la gravedad de su condición.

En esa jornada, a través de redes sociales, comenzaron a circular fotografías que mostraban sujetos conversando con personal de Carabineros, provocando que comenzaran a barajarse teorías sobre un posible vínculo entre los presuntos agresores, que corresponderían a comerciantes del Barrio Meiggs, y los policías.

Según recoge Emol, el pasado 3 de mayo, el director nacional de Orden y Seguridad, Marcelo Araya, anunció una investigación al interior de Carabineros, pidiendo también prudencia al alto mando de la institución hasta que no se conocieran las conclusiones de aquellas pesquisas.

Y es que, según informó Carabineros al citado medio, dicha investigación administración finalizó la semana pasada, afirmando que “se desestimó algún vínculo por parte de funcionarios de Carabineros” con los sujetos que se encontraban en el barrio Meiggs.

Cabe recordar que tras el incidente del 1 de mayo, la policía ha realizado copamientos y retiro de toldos pertenecientes a comerciantes ilegales, los cuales han dejado más de una treintena de detenidos e incautaciones de armas.
/Gap