“Desafío en Demanda Laboral e Impacto del Coronavirus para las Empresas”. Ese es el nombre del sondeo dado a conocer este viernes por el Observatorio Laboral del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence) y que entregó mayor información respecto a lo que ha significado el golpe del covid-19 para los trabajadores del país.

Los resultados se dieron en el contexto de la presentación de la primera Encuesta Nacional de Demanda Laboral (Enadel) realizada en 2019 a cerca de 4 mil empresas del país, la cual fue actualizada para poner un foco especial en los efectos que ha traído la pandemia.

La ministra del Trabajo, María José Zaldívar, calificó esta encuesta como “relevante” y “valiosa”, ya que “nos entrega información antes del coronavirus y nos entrega información de ahora, y de esa forma nosotros podemos alinear todo el trabajo que se está haciendo”.

Así, entre el 17 de abril y el 22 de mayo, un total de 5.278 empresas respondieron la consulta, las que en su conjunto generan 228.899 puestos de trabajo. Esto, con el fin de entregar un panorama de la situación actual de las firmas desde el punto de vista de sus ventas, operaciones y empleo, junto con identificar las principales medidas que las empresas están implementando.

De acuerdo a la encuesta, un 64% de las empresas reportaron reducción en las ventas o ingresos con respecto al mismo periodo de 2019, mientras que un 24% declaró que ya cerró o está en proceso de cierre y solamente un 6% reporta que las ventas o ingresos se han mantenido.

En tanto, de las firmas que declararon disminución en sus ventas respecto al mismo mes del año anterior, un 24% dijo que no ha podido vender, un 26% reportó una caída de entre 50% y 75%, el 18% de ellas apuntó un retroceso de entre 25% y 50%, y un 9% anotó una baja menor a un 25%.

Asimismo, según el sondeo, un 53% de las empresas que indicaron que siguen operando, señalaron estar haciéndolo con dificultades significativas, mientras que un 24% reconoció tener todas las operaciones paralizadas. Entre las principales dificultades destacan la disminución de clientes, la cancelación de proyectos o servicios y la falta de liquidez.

En cuanto a desvinculaciones, el 21% de las firmas consultadas que siguen operando sostuvieron haber incurrido en despidos producto de la crisis sanitaria, con un medio de 14 personas desvinculadas por empresa.

Y proyectando los próximos dos meses, el 22% del total de las empresas aseguró que deberá entrar a despedir, 50% no lo sabe y 28% cree que no será necesario. Por otro lado, el 73% de las empresas que siguen activas afirmó que no les es posible operar mediante teletrabajo. Mientras que el 83% expuso haber incorporado medidas sanitarias.

Del número total de las empresas que respondieron al sondeo, un 79% corresponde a microempresas, 14% a pequeñas, 4% a medianas y 3% a grandes. Y con respecto a la distribución del empleo, el 78% de los puestos reportados en la encuesta corresponde a grandes empresas, 10% a medianas, 6% a pequeñas y 5% a microempresas.

/psg