Claudia Patricia Díaz Guillén, que fue tesorera nacional de Venezuela en la Presidencia de Hugo Chávez y extraditada desde España a EEUU, estará en prisión durante el proceso, según se determinó este viernes en una corte federal de Palm Beach, en el sur de Florida (EEUU).

El tribunal ante el cual compareció, por vez primera desde su llegada, aceptó un pedido de la Fiscalía para que no goce del beneficio de la libertad bajo fianza por “riesgo de fuga”.

Díaz Guillén, que compareció en la corte encadenada de pies y manos y con ropa azul oscura, respondió a las preguntas a través de un intérprete durante la audiencia en la cual se le leyeron los cargos de lavado de dinero por los que fue extraditada .

De los mismos delitos está acusado su esposo, Adrián José Velásquez Figueroa.

Los dos fueron declarados prófugos de la Justicia estadounidense en abril de 2021, junto al empresario Raúl Gorrín Belisario.

La Audiencia Nacional española autorizó en noviembre pasado la extradición a EEUU de Diaz Guillén.

El matrimonio, residente en Madrid (España), fue acusado en diciembre de 2020 por su presunta participación en una “trama de lavado de dinero y cambio de moneda” por valor de “miles de millones de dólares”, según informó el Departamento de Justicia de EEUU.

La acusación fue presentada por la Fiscalía del Distrito Sur de Florida por el cargo de “conspiración para cometer blanqueo de capitales” y otros dos por “blanqueo de capitales” a través de bancos en Miami.

La acusación alega que Raúl Gorrín Belisario, de 52 años, dueño y presidente del canal venezolano Globovisión, pagó millones de dólares en sobornos a dos extesoreros nacionales venezolanos, Alejandro Andrade Cedeño y Claudia Díaz Guillén.

Gorrín, señala la acusación, “transfirió dinero electrónicamente para beneficio de Andrade y Díaz, incluidos recursos para jets privados, yates, casas, caballos campeones, relojes de alta gama y una línea de moda”.

Díaz, que se desempeñó como tesorera del gobierno chavista, es conocida como la enfermera del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez y su marido, que fue guardaespaldas del caudillo.

Para ocultar los pagos, según la documentación de las autoridades americanas, Gorrín utilizó cuentas bancarias cuyos titulares eran empresas ficticias y disfrazó numerosos pagos de sobornos a Díaz haciendo los pagos a su esposo en vez de a ella directamente.

Entre 2011 y 2013 el empresario hizo pagos por sobornos de al menos 65 millones de dólares a beneficio de la reclamada a través de transferencias de cuentas de Suiza hacia Estados Unidos.

En su resolución para extraditarla a EEUU, los magistrados españoles rechazaron los argumentos de la reclamada para oponerse a la extradición, entre ellos que ya está siendo investigada por los mismos hechos en España, así como que el haber obtenido la nacionalidad española en abril de 2021 sería causa para denegar la entrega.

(Con información de EFE)

/psg