El primer ministro británico saliente, Boris Johnson, y su esposa Carrie han cancelado la fiesta de su boda que tenían previsto celebrar este mes en la residencia oficial de Chequers, en el sureste de Inglaterra, informó este viernes la BBC.

Fuentes del Gobierno han indicado a la cadena pública que la pareja ha cambiado sus planes para el festejo y ahora tendrá lugar en otra ubicación.

La revelación por la prensa de que el aún jefe del Gobierno y su mujer habían organizado una fiesta en Chequers llevó a la oposición a acusar a Johnson de querer mantenerse en el cargo en funciones para poder así organizar ese evento.

Johnson anunció el jueves su dimisión como líder del Partido Conservador pero dijo que se quedará como primer ministro interino hasta que la formación elija a su sucesor, algo que critican políticos incluso de su formación, que desean que deje el poder de inmediato.

Boris, de 58 años, y Carrie Johnson, de 34, se casaron el 29 de mayo de 2021 en una ceremonia restringida por la pandemia, e indicaron entonces que organizarían una celebración mayor este julio, tras lo cual se irían de luna de miel.

La pareja tiene dos hijos, Wilfred, de dos años, y Romy, de poco más de seis meses. Johnson, casado en otras dos ocasiones, tiene otros cinco hijos, cuatro con su segunda esposa, Marina Wheeler, y otro de una relación extramatrimonial.

Chequers es una mansión del siglo XVI en el condado de Buckinghamshire que los primeros ministros del Reino Unido pueden usar como lugar de descanso o para recibir a dignatarios extranjeros.

Tiene numerosas habitaciones, una piscina interior y extensos jardines.

(Con información de EFE)

/psg