La Organización Panamericana de la Salud (OPS) informó este miércoles que Sudamérica registró, en los últimos siete días, 2.243 decesos asociados al covid-19, cifra que da cuentas de un aumento del 14,2 % en las muertes por coronavirus, respecto al número informado hace dos semanas.

En tanto, en el resto de regiones del continente americano también se evidenció un alza en los fallecimientos por el virus. En concreto, Norteamérica reportó 2.295 decesos en los últimos siete días, lo que da cuentas de un aumento del 15,7 %. En el Caribe y en las islas del Atlántico fue de 17,6 % y en Centroamérica de 1,4%.

En el caso de los contagios, Centroamérica se situó a la cabeza de los aumentos con 54.075 infecciones la semana pasada, lo que representó un incremento del 54,9 % respecto a los 7 días anteriores. En Norteamérica descendieron un 4,5 % (881.667) y en el Caribe y las islas del Atlántico un 5,2 % (41.817), mientras que en Sudamérica crecieron en un 2%, es decir, hasta los 585.408 casos de covid-19.

En total, en los 33 países y territorios con datos disponibles se detectaron en la última semana 1,56 millones de casos de covid-19 y 4.789 muertes, lo que supuso un descenso del 0,9 % en el número de contagios y del 3,5 % en el de fallecimientos respecto a la semana anterior.

La directora de la OPS, Carissa Etienne, indicó en su conferencia de prensa virtual que la subvariante ómicron BA.5 de la covid-19 se ha detectado ya en al menos 22 países y territorios de América Latina y el Caribe y se cree que será la predominante en todas las regiones del continente durante las próximas semanas.

La aparición tanto de esa variante como de la BA.4 es un recordatorio más de que el coronavirus continúa evolucionando cada vez que se transmite, por lo que hay que seguir vigilante, señaló. Cabe destacar que, en Estados Unidos, esas dos subvariantes ya son las predominantes.

La OPS añadió que las hospitalizaciones aumentaron la semana pasada en 14 de esos 33 países, en comparación con los siete días anteriores y apuntó que gran parte de los contagios son producidos por las subvariantes BA.4 y BA.5. “El virus no conoce fronteras, especialmente ahora que se han retomado los viajes internacionales”, sostuvo Etienne.

Por su parte, la viruela del mono alcanza ya a 14 países y territorios de América, con un total de 1.325 casos desde el pasado 10 de mayo y ninguna muerte. Esa cifra representa el 14 % de los casos de viruela símica en el mundo.

/psg