Los mercados bursátiles avanzaron en su mayoría el martes, mientras que el euro subió frente al dólar al tiempo que los operadores esperaban una reunión clave del Banco Central Europeo a finales de esta semana.

Wall Street subió el martes hasta alcanzar su mejor día en tres semanas, a medida que se suceden los informes sobre los beneficios obtenidos por las empresas durante la primavera.

El S&P 500 subió un 2,8% después de que una poderosa marea arrastrara al alza al 99% de los valores del índice. El Dow Jones sumó un 2,4% y el Nasdaq subió un 3,1 por ciento. Los valores de las pequeñas empresas subieron aún más, haciendo que el índice Russell 2000 subiera un 3,5 por ciento.

Las acciones han bajado un 20% en lo que va de año debido a temores por la inflación y los aumentos de las tasas de interés, lo que arroja más luz sobre cuánto dinero están ganando las empresas. Si las ganancias se mantienen, podrían dar gran impulso al mercado. Pero si los CEOs advierten sobre problemas en el futuro, los mercados podrían caer nuevamente.

El rendimiento de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a dos años subía de 3,17% a 3,20%. El de 10 años subía de 2,96% a 3,00%.

El precio del petróleo estadounidense aumentaba en 0,5% a 99,95 dólares el barril. La mezcla Brent, usada como estándar internacional, avanzaba 0,1% para ubicarse en 106,36 dólares el barril.

Las acciones europeas cerraron al alza, con el DAX de Frankfurt subiendo un 2,7 por ciento por la esperanza de que Rusia reanude las entregas de gas por gasoducto a finales de esta semana.

“La naturaleza de las ganancias de hoy fue inicialmente cautelosa y de naturaleza incremental. Obtuvimos tracción adicional en la sesión de la tarde con los informes de Moscú que indicaban que los flujos de gas del gasoducto Nord Stream 1 se reanudarían según lo programado el jueves, aunque en una menor capacidad”, dijo el analista de mercado Michael Hewson de CMC Markets.

Rusia detuvo las entregas de gas a Alemania a través del gasoducto Nord Stream 1, aparentemente debido a problemas técnicos, pero ha habido preocupaciones generalizadas de que Moscú no reiniciará las entregas el jueves como estaba previsto en represalia por las sanciones europeas sobre Ucrania.

Las entregas a través del oleoducto son críticas para que Europa llene sus reservas a un nivel suficiente para pasar el invierno sin interrupciones en el suministro.

Los mercados han estado preocupados de que Rusia, al cerrar los grifos, lleve a las economías europeas a la recesión, particularmente a Alemania, donde varios sectores industriales importantes dependen en gran medida de las importaciones de gas.

Los índices bursátiles asiáticos cerraron mixtos después de una liquidación nocturna en Wall Street alimentada por nuevas preocupaciones de recesión en un informe de Bloomberg que el fabricante de iPhone Apple planea reducir la contratación y el gasto.

Mientras tanto, el euro subió alrededor de un uno por ciento frente al dólar, ya que los operadores reflexionaron sobre si el Banco Central Europeo podría aumentar las tasas de interés más de lo esperado para combatir la inflación galopante.

El BCE ha señalado que elevaría las tasas de interés de la eurozona el jueves por primera vez en más de una década, pero está bajo presión para hacer más para abordar los precios en espiral.

Tiene la intención de aumentar los costos de los préstamos en un cuarto de punto, el primer movimiento de este tipo desde 2011.

“Con toda probabilidad, el BCE subirá las tasas de interés en 25 puntos básicos esta semana y seguirá con un movimiento de 50 puntos básicos en septiembre”, señaló Matthew Ryan, jefe de estrategia de mercado de la firma financiera Ebury.

“Dicho esto, no descartamos una subida de tipos de 50 puntos básicos en la reunión de esta semana.

“Ya hemos visto a la mayoría de los principales bancos centrales aumentar las tasas de interés en las últimas semanas en un intento por controlar el crecimiento desenfrenado de los precios”, agregó Ryan.

El agresivo ajuste de tasas de la Reserva Federal este año ha hecho que el dólar se dispare frente a la mayoría de las demás monedas en las últimas semanas.

La semana pasada, el euro cayó por debajo de la paridad con el dólar por primera vez en casi 20 años, también por los crecientes temores de una recesión en la eurozona ya que la alta inflación obstaculiza el crecimiento.

El martes, el dólar alcanzó brevemente un récord por encima de las 80 rupias, con la unidad india golpeada por salidas masivas de capital mientras la economía lucha.

Si bien algunos predicen que la inflación puede haber alcanzado su punto máximo, los precios del petróleo, el principal impulsor del aumento de los costos, siguen siendo elevados.

Pero los dos contratos principales cayeron el martes después de dispararse más del cinco por ciento el lunes debido a las expectativas de que Arabia Saudita no abriría más los grifos, con una petición del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, que parece haber sido desoída.

(Con información de AFP)

/psg