Los amigos de Salvador Ramos, de 18 años, fueron testigos de cómo su comportamiento cambió progresivamente antes de atacar la escuela Uvalde en Texas.

El joven, identificado por las autoridades como el autor de la masacre de este martes, vivía con su madre y, a veces, con su abuela, según contó al Washington Post Santos Valdez, uno de los amigos del homicida desde los primeros años en la escuela.

Valdez, contó que Ramos fue intimidado por otros estudiantes y, a veces, también comenzó peleas.

“Lo intimidaron peor en la escuela secundaria”, acotó.

Solían jugar videojuegos como “Fortnite” y “Call of Duty”. Pero luego Ramos cambió, dijo Valdez.

Uno de los amigos del homicida contó al Washington Post los cambios observados Salvador Ramos Uno de los amigos del homicida contó al Washington Post los cambios observados Salvador Ramos

Según contó al Post, Ramos se detuvo una vez en un parque donde a menudo jugaban baloncesto con cortes en toda la cara. Primero dijo que un gato le había arañado el rostro. “Luego me dijo la verdad, que se cortaba la cara con cuchillos una y otra vez”, dijo Valdez. “Yo estaba como, ‘Estás loco, hermano. ¿Por qué harías eso?’”

Su repuesta fue breve pero reveladora: lo hizo por diversión, recordó Valdez.

Valdez dijo que Ramos conducía con otro amigo por la noche y disparó a personas al azar con una pistola de aire comprimido. Empujó los autos de la gente, dijo Valdez, y comenzó a usar ropa negra, botas de cuero y estilo militar.

Hace aproximadamente un año, Ramos publicó fotos en las redes sociales de rifles automáticos que “tendría en su lista de deseos”, dijo Valdez. Hace cuatro días, publicó imágenes de dos rifles a los que se refirió como “mis fotos de armas”.

Hace cuatro días, publicó imágenes de dos rifles a los que se refirió como “mis fotos de armas”Hace cuatro días, publicó imágenes de dos rifles a los que se refirió como “mis fotos de armas”

Ramos compró el arma utilizada en el ataque inmediatamente después de cumplir 18 años, que fue el 16 de mayo, según informó al Washington Post una persona vinculada a los primeros hallazgos de la investigación.

Valdez dijo que su última interacción con Ramos fue unas dos horas antes del tiroteo, cuando se enviaron mensajes en la función de “historias” de Instagram.

Valdez había compartido un meme que decía “POR QUÉ ESTÁ LA ESCUELA TODAVÍA ABIERTA”. Según una captura de pantalla de su intercambio, Ramos respondió: “Hechos” y “Eso es bueno, ¿verdad?”

Valdez respondió “Idek [Ni siquiera sé] Ni siquiera voy a la escuela lmao”.

Ramos nunca respondió ni abrió ese mensaje de texto, dijo Valdez.