Hay mucha rumorología en torno al estado de salud de Vladimir Putin. Mucho se habla de un posible cáncer que esté sufriendo. Pero todo se trata con enorme secretismo desde el Kremlin. De hecho, The Sun aseguraba que el líder ruso se va a someter en breve a una operación quirúrgica relacionada con un supuesto cáncer.

Pero, en caso de que Putin no pudiera continuar por tener que someterse a cirugía… ¿quién ocuparía el poder en su ausencia? Todo a punta a un mobre y apellido. Se trataría de Nikolai Patrushev, considerado de la línea dura del régimen.

El perfil es parecido o incluso, más rígido que el de Putin. Cuenta con 70 años y fue director del Servicio Federal de Seguridad ruso (FSB), principal organización sucesora del KGB soviético, de 1999 a 2008. Ese año pasó a ser secretario del Consejo de Seguridad de Rusia. De modo que forma parte del Siloviki, el círculo íntimo del actual presidente ruso.

A los políticos que han llegado a la política después de haber trabajado para los servicios de seguridad, militares o similares se les denomina ‘Silovik‘. Y Putin está bien envuelto. Porque todos sus hombres de confianza provienen de dicha formación. Se trata de Sergei Ivanov, Viktor Ivanov, Sergey Shoygu, Alexander Bortnikov, Sergei Naryshkin y Nikolai Patrushev. Este último haría las veces de presidente sustituto.

Patrushev: la rama más radical que Putin

Es posiblemente de su círculo de ‘hombres fuertes’, el que le llevó a convencerle del concepto de ‘desnazificación’ del país dirigido por Volodímir Zelenski. Es de la teoría de que Occidente está en guerra con Rusia.

Representa, por tanto, la rama más radical del estado ruso. El principal asesor en Defensa de Putin sostiene que la caída y descomposición de la Unión Soviética “desató totalmente las manos de la élite neoliberal occidental”. Y así, defiende Patrushev, pudieron imponer sus valores.

Para muestra un botón de cómo piensa Patrushev. “Para contener a Rusia, (Occidente) intenta desestabilizar la situación sociopolítica del país, inspirar y radicalizar el movimiento de protesta y erosionar los valores espirituales y morales tradicionales rusos”, señaló al diario Rossiiskaya gazeta en marzo de 2021.

/gap