Los habituales “pinchazos de imágenes” (como se llama en la jerga televisiva a escenas del público que se muestran en la transmisión de un evento político o deportivo) se transformaron en la polémica postrera de la cuenta pública del Presidente Gabriel Boric.

En medio del discurso, en momentos en que el Mandatario abordaba la temática de la corrupción y anunciaba una estrategia nacional de integridad pública, la transmisión oficial, licitada por el gobierno, enfocó al senador y jefe de bancada de la UDI, Iván Moreira.

“Presentaremos proyectos de ley para dotarnos de una nueva regulación del lobby y de los conflictos de intereses de la función pública”, fueron las palabras de Boric, en momentos en que se expuso la imagen del senador gremialista.

Finalizada la ceremonia de Congreso, el parlamentario y sus pares reaccionaron con molestia y presentaron una queja formal a la secretaría del Senado con el fin de elevarla al propio Ejecutivo, en particular contra la Secretaría de Comunicaciones de La Moneda (Secom), que sería la entidad responsable de la transmisión.

“Hacemos oficialmente un reclamo por la transmisión tendenciosa que hizo hoy la transmisión oficial de la cuenta pública del Presidente Gabriel Boric”, decía la nota que llegó a la mesa del Senado.

Sin embargo, dado que el evento fue licitado a una productora, la responsabilidad técnica de quién decidió mostrar al senador, justo cuando se hablaba de corrupción, aún es una nebulosa.

El presidente del Senado, Álvaro Elizalde, si bien reaccionó con cautela a la polémica (“no soy quien para juzgar las circunstancias”, dijo), se comunicó con el ministro secretario general de la Presidencia, Giorgio Jackson, para informarle de la queja de la UDI. No obstante, Elizalde aclaró que Jackson no era el responsable de la transmisión y que solo fue avisado en su calidad de enlace entre el gobierno y el Congreso.

Revisa el momento aquí:
/gap