El diputado Andrés Celis planteó llevar pacientes afectados con coronavirus a Argentina, ante el colapso del sistema de salud chileno y las altas cifras de contagiados que arrastra Chile.

Celis sugirió “ante el colapso, en vez de trasladar a pacientes críticos con covid-19 a Concepción, por qué no utilizar los recintos hospitalarios de Argentina de las provincias cercanas a nuestro país”.

Esta idea tuvo una respuesta al otro lado de la cordillera. Fue el intendente de Río Gallegos, Pablo Grasso, quien se abrió a la posibilidad. “Que pidan nuestra ayuda yo no lo veo mal. Las vidas que hay que salvar y se puedan salvar hay que hacerlo; no tenemos que pedir carnet de afiliado ni mucho menos de nacionalidad”, afirmó la autoridad transandina en una entrevista a Radio LU12 AM680.

Grasso, de hecho, llamó a la población a no alarmarse por la posibilidad de que lleguen personas contagiadas, pues no revierte peligro: “Quiero diferenciar mucho el temor de la gente que por ahí piensa que trayendo a una persona infectada nos vamos a contagiar y nos vamos a morir todos”.

El intendente agregó que “lo nuestro está controlado, así que si los hermanos chilenos necesitan atención en nuestros hospitales, seguramente será decisión de las autoridades provinciales y nacionales”.

/gap