Malas noticias para la economía chilena y en particular para las arcas fiscales. Claro porque el precio del cobre sigue en caída libre, buscando nuevos mínimos desde noviembre de 2020 y con la mirada fija en la barrera de los US$ 3.

El contrato del principal producto de exportación del país se cotiza en US$ 3,18 por libra, lo que supone una baja de 1,09% respecto a la sesión previa. De acuerdo a Cochilco, ayer el precio spot en la Bolsa de Metales de Londres fue de US$ 3,27. El organismo publicará más tarde el precio de cierre.

El precio del cobre y otras materias primas ha venido cayendo sistemáticamente en las últimas semanas al alero de los temores a una posible recesión global, los que se profundizaron en la madrugada de hoy tras conocer el PIB de China.

La economía china se expandió en junio al ritmo más lento desde el brote del coronavirus en Wuhan en 2020, lo que refleja el impacto que ha tenido en la economía el programa Covid Cero que aplicó la autoridad. El PIB de la potencia asiática se expandió apenas 0,4% el mes pasado con respecto a junio del año anterior, mucho más bajo que el 1,2% que estimaban expertos.

Con este dato, la actividad económica del país oriental durante el segundo trimestre se contrajo 2,6% en comparación con el período enero-marzo, según mostraron los datos oficiales.

Hay que recordar que China es el mayor socio comercial de Chile y principal consumidor de cobre del planeta.

En ese contexto, el contrato a tres meses del commodity llegó a bajar de la barrera de los US$ 7.000 por tonelada en las últimas horas, en medio de las expectativas por una menor demanda de metales por parte del gigante asiático.

“Apenas hay noticias positivas estos días en muchas regiones del mundo y, cuando la gente se vuelve bajista, normalmente la venta es más brusca que en la subida. Así que creo que podríamos seguir bajando”, dijo Xiao Fu, jefe de estrategia de mercados de materias primas de Bank of China International, reportó Reuters.

La materia prima se había convertido en el bálsamo de las arcas fiscales, duramente afectadas por el mayor gasto asociado a las demandas del estallido social y la pandemia. La libra tocó un máximo histórico de US$ 4,867 en marzo pasado, en medio de la inquietud por el suministro a propósito de la guerra en Ucrania.

Sin embargo, el conflicto bélico ha destruido la confianza en el crecimiento global y ha disparado el precio de la energía, provocando problemas de inflación en las mayores economías del mundo y obligando a los bancos centrales a endurecer la política monetaria.

En ese contexto, Goldman Sachs Group uno de los más destacados defensores del metal, recortó recientemente sus previsiones de precios a corto plazo.

/psg