La guerra en Ucrania contribuirá a aumentar los niveles de pobreza en América Latina este año, en medio de las fuertes presiones inflacionarias que afectan a la región y el deterioro económico provocado por la pandemia del covid-19, según un informe publicado este lunes por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Los precios más altos de los combustibles, los fertilizantes y los problemas de suministro de trigo provocados por la guerra han elevado los precios al tiempo que intensifica el hambre y aumenantan las dudas sobre las perspectivas de crecimiento, señaló el organismo de Naciones Unidas con sede en Santiago.

De esta manera, se prevé que la pobreza regional aumentará al 33% de la población este año, un alza de 0,9 puntos porcentuales frente a 2021, mientras que la pobreza extrema alcanzaría el 14,5%, 0,7 puntos porcentuales más que en 2021.

Los países latinoamericanos “enfrentan contextos internos caracterizados por una fuerte desaceleración de la actividad económica, aumentos de la inflación y una lenta e incompleta recuperación de los mercados laborales, lo que aumenta la pobreza y la desigualdad”, subrayó la Cepal.

La inflación en América Latina y el Caribe se duplicó entre fines de 2020 y fines de 2021, al 6,6%. Mientras se proyecta que el alza de los precios en 12 meses a abril de este año fue de 8,1%.

El avance de la inflación, en particular de los precios de los alimentos, afectará las posibilidades de consumo de gran parte de la población regional, “lo que puede contribuir a un aumento de los niveles de malestar y conflicto sociopolítico, que ya son altos en algunos países de la región”, alertó.

Asimismo, la inestabilidad social puede afectar los mercados de capitales y las decisiones de inversión. La entidad también advirtió sobre un aumento significativo de personas en la región enfrentadas a la inseguridad alimentaria.

“Estos niveles son notoriamente superiores a los observados antes de la pandemia y alejan la posibilidad de una pronta recuperación”, destacó.

A fines de abril, la Cepal reportó que el PIB regional crecería un 1,8% en 2022, menos que el 2,1% que había proyectado en enero cuando ya se preveía una desaceleración respecto al 2021.

“Dadas las repercusiones de la guerra, la tendencia anticipada se ha acentuado, lo que ha llevado a una revisión a la baja de las estimaciones”, indicó el organismo.

/psg