Los gobiernos de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay le negaron al presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, la oportunidad de hacer una intervención durante la LX Cumbre de Presidentes del Mercosur este jueves, anunció un portavoz de la presidencia pro tempore paraguaya.

“No hubo consenso. Se le comunicó al embajador de Ucrania en Argentina concurrente en Paraguay. El propio canciller hizo la comunicación”, informó este miércoles en rueda de prensa Raúl Cano, viceministro de Relaciones Exteriores de Paraguay, país anfitrión del encuentro de presidentes.

Cano aclaró que todas las decisiones del bloque se toman por consenso pero se excusó de identificar al país o los países que se opusieron a la intervención de Zelensky. “Quiénes a favor y quiénes en contra, no sé cuál Estado no estuvo de acuerdo. Tampoco podemos divulgar el Estado que no dio su anuencia”, señaló.

El presidente de Ucrania se comunicó la semana pasada con el jefe de Estado de Paraguay, Mario Abdo, en su calidad de presidente pro tempore del bloque regional, para solicitarle un espacio de participación virtual dentro de la cumbre de Asunción.

En su comunicación con Abdo, el presidente Zelensky agradeció la ayuda de Paraguay desde el inicio del conflicto armado con Rusia en febrero.

El ministro del Interior de Paraguay, Federico González, confirmó este miércoles la ausencia del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, de la cumbre de jefes de Estado del Mercosur que acogerá mañana la ciudad paraguaya de Luque.

Desde que se conoció la solicitud de Zelensky a Abdo se especuló con la posibilidad de que el jefe de Estado brasileño no participara de la cumbre. Pese a la condena internacional contra Rusia por la brutal invasión a Ucrania, Bolsonaro no sólo no se ha alineado a ese rechazo, sino que ha acercado posiciones con el Kremlin.

La semana pasada el mandatario anunció que Brasil comenzaría a recibir petróleo ruso a partir del mes de septiembre.

Bolsonaro visitó a Putin en Moscú en febrero, unos días antes de la invasión de Rusia a Ucrania. Los jefes de Estado retomaron los contactos a fines de junio, cuando charlaron telefónicamente. En esa conversación el presidente ruso le garantizó a su par brasileño el suministro de fertilizantes, un producto vital para el poderoso agronegocio de Brasil.

En un acto en Brasilia, Bolsonaro dijo que ambos mandatarios hablaron sobre “seguridad alimentaria” e “inseguridad energética”, sin dar más detalles.

El presidente brasileño adoptó hasta ahora una postura neutral en el conflicto, mientras Brasil busca seguir haciendo negocios con Rusia.

/psg