Un informe clasificado de Estados Unidos afirma que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, resurgió tras haber sido sometido a un tratamiento en abril por un cáncer avanzado, dijeron al medio Newsweek tres altos oficiales de inteligencia norteamericanos, que también aseguran que hubo un intento de asesinato contra el jefe del Kremlin en marzo.

Los funcionarios de alto rango, que representan a tres agencias de inteligencia distintas, están preocupados por el hecho de que Putin esté cada vez más paranoico con respecto a su control del poder, según Newsweek. Sin embargo, creen que también hace que las perspectivas de una guerra nuclear sean menos probables.

“El control de Putin es fuerte, pero ya no es absoluto”, sostiene uno de los altos funcionarios de inteligencia con acceso directo a los informes. “La competencia dentro del Kremlin nunca ha sido más intensa durante su gobierno, todo el mundo siente que el final está cerca”, afirma.

Los tres funcionarios -uno de la oficina del Director de Inteligencia Nacional (DNI), otro un oficial superior retirado de la Fuerza Aérea y otro de la Agencia de Inteligencia de Defensa- advierten que el aislamiento del líder ruso hace más difícil para la inteligencia estadounidense evaluar con precisión su estado de salud.

“Lo que sabemos es que hay un iceberg ahí fuera, aunque uno cubierto de niebla”, dice el funcionario de la DNI, que se comunicó con Newsweek por correo electrónico y pidió el anonimato.

“Una de las fuentes de nuestra mejor inteligencia, que es el contacto con personas externas, se secó en gran medida como resultado de la guerra de Ucrania. Putin ha tenido pocas reuniones con líderes extranjeros”, dice el funcionario de la DNI. “El aislamiento de Putin ha aumentado los niveles de especulación”, afirma.

Para el representante de la DNI, la reunión de Putin con el presidente francés, Emmanuel Macron, el 7 de febrero en la larga mesa en Moscú,fue un llamado de atención. “No hubo apretones de manos, ni abrazos cálidos, y lo notamos”, dijo, según Newsweek.

A mediados de abril el mandatario fue visto tratando de controlar un temblor en su mano derecha durante un encuentro con el dictador bielorruso, Alexander Lukashenko. Luego fue visto fijando también su mano derecha al borde de una mesa, lo cual es considerado como un intento de ocultar los temblores que genera la enfermedad neurodegenerativa.

En el video, en el que el mandatario sostiene un encuentro con el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, también se aprecia lo que algunos especialistas consideran como el síntoma de las piernas inquietas, propio de la evolución del Parkinson.

Las imágenes fueron examinadas minuciosamente por analistas de la comunidad de inteligencia, algunos formados en diagnóstico a distancia y otros en psiquiatría. Se analizaron muchas piezas de inteligencia para la Casa Blanca: el consenso era que Putin estaba enfermo y probablemente moribundo, según Newsweek.

Recientemente, un oligarca cercano al Kremlin aseguró que Putin está “muy enfermo de cáncer en la sangre”. La afirmación proviene de una grabación de audio que fue dada a conocer en la revista New Lines.

En la grabación, el oligarca, que sólo se nombra como “Yuri” para proteger su identidad, afirmaba que varios de los problemas de salud de Putin están relacionados con un cáncer de sangre.

Un ejemplo de ello son sus problemas de espalda, según informa New Lines. El presidente ruso fue operado allí en octubre de 2021.

La revista también puso como ejemplos la cara cada vez más hinchada de Putin (que podría indicar uso de esteroides) y el hecho de que parece caminar con una cojera, como se lo vio en en su discurso del Día de la Victoria en Moscú.

El responsable de la DIA argumenta que, en cierto modo, “que Putin esté enfermo o se muera es bueno para el mundo, no sólo por el futuro de Rusia o por el fin de la guerra de Ucrania, sino por la disminución de la amenaza del hombre loco de la guerra nuclear”, de acuerdo a Newsweek.

“Un Putin debilitado -un líder obviamente en declive, no uno en la cima de su juego- tiene menos influencia sobre sus asesores y subordinados, digamos, si ordena el uso de armas nucleares”, sostiene el funcionario.

“Putin está definitivamente enfermo, si va a morir pronto es mera especulación. Aun así, no deberíamos estar tranquilos. Sigue siendo peligroso, y el caos nos espera si muere. Tenemos que centrarnos en eso. Estar preparados”, concluye el representante de la DIA.

/psg