Vladimir Andonov, de 44 años, murió cerca de Kharkiv. Andanov es un sanguinario mercenario ruso que se hizo conocido por la matanza de prisioneros de guerra y civiles en el Donbás murió en combate en Ucrania

Fue combatiente del Grupo Wagner, y terminó siento abatido por un francotirador cerca de Kharkiv durante una misión de reconocimiento el 5 de junio, según medios de comunicación rusos.

Andonov era conocido por los rusos como “Vakha” o “el voluntario de Buriatia” por la región de la que procedía, mientras que los ucranianos lo llamaban “El Verdugo”.

El mercenario adquirió relevancia por las masacres en las que participó durante la primera invasión rusa en 2014.

Este mercenario ruso sirvió en el ejército de su país desde 1997 hasta 2005, cuando se trasladó a la ciudad de Ulan-Ude para continuar sus estudios. Sin embargo, no se graduó y consiguió un trabajo en el comercio. Luego se sumó como voluntario para ir a Ucrania y unirse a los combates en 2014.

Ucrania lo acusa de haber participado en la masacre de prisioneros de guerra en la ciudad de Logvinovo tras la batalla, y de haber matado a civiles en otros lugares del Donbás.

Andonov permaneció en Ucrania en el frente incluso después de que la guerra a gran escala finalizara con la firma de los Acuerdos de Minsk de 2015, antes de regresar a su región natal en 2017.

A finales de ese año desapareció, borrando todos sus rastros en Internet. Andonov fue entonces redistribuido a Ucrania tras la orden del presidente ruso, Vladimir Putin, de volver a invadir el país.

El soldado, nacido en 1978 en el Territorio Trans-Baikal en el lejano oriente de Rusia, había servido en el ejército regular ruso desde 1997 hasta 2005, cuando se mudó a la ciudad de Ulan-Ude y comenzó a estudiar en un colegio, pero abandonó la escuela antes de completar sus estudios y consiguió un trabajo en un almacén antes de responder a una llamada de voluntarios para ir a Ucrania y unirse a los combates en 2014.

Andonov fue reclutado en la compañía de fuerzas especiales de Olkhon que luchaba en Donbas y participó en la Batalla de Debaltseve a principios de 2015, una de las últimas batallas importantes de la guerra inicial.

En ese momento, apareció en un video filmado en la región que se convirtió en una de las primeras pruebas de que los voluntarios de Buriatia estaban en Ucrania.

Según el sitio web Peacemaker, que rastrea a las fuerzas rusas que luchan en Ucrania, Andonov concedió una entrevista en 2015 en la que habló sobre una misión a la que lo enviaron con un escuadrón de diez hombres para “liberar” la ciudad de Logvinovo, cerca de Debaltseve en Donbas. En la entrevista, recuerda haber lanzado un ataque nocturno sorpresa y haber capturado el pueblo antes de que “recibiéramos la orden de destruir toda la mano de obra del enemigo”.

“No hubo sobrevivientes entre los ‘eneldos’”, agregó, usando un término peyorativo para los ucranianos que apoyan a Occidente.

/gap