Un llamado a la cautela en la política monetaria, ante un persistente desborde inflacionario y señales claras de una profunda desaceleración de la actividad, es el que han hecho destacados economistas al Banco Central.

En un escenario global ultra complejo, marcado por las vicisitudes del conflicto ruso-ucraniano, las disrupciones en las cadenas de suministro globales, los riesgos alimentarios, y una escalada de precios que parece no tener freno, la entidad presidida por Rosanna Cosa decidió a principios de junio subir la Tasa de Política Monetaria (TPM) desde 8,25% a 9%- su mayor nivel desde que se nominalizó en 2001-.

Pero además, el Consejo del ente rector anticipó que, para asegurar la convergencia de la inflación al rango meta –en torno a 3%– en el horizonte de dos años, serán necesarios ajustes adicionales -eso sí, menores- a la tasa rectora, lo que, por cierto, genera preocupación ante un período que se prevé será contractivo.

Y no solo eso, puesto que en medio de la revisión de proyecciones de crecimiento para 2022 y 2023, contenidas en el Informe de Política Monetaria (IPoM), la entidad no descarta que Chile entre en recesión el próximo año, y el PIB anote una anote una variación de entre -1,0 y 0, para luego crecer entre 2,25 y 3,25% en 2024.

Todo esto en un escenario en el cual el Banco Central proyecta que la variación anual del Índice de Precios al Consumidor (IPC) seguirá aumentando, hasta valores algo por debajo del 13% durante el tercer trimestre. “A partir de allí, comenzará a descender, terminando 2022 en torno a 10%, lo que es significativamente superior a lo previsto en marzo”, sostuvo el ente emisor en su segundo IPoM del año.

Así, el primero en levantar solicitudes de cautela respecto del curso de la política monetaria en los meses venideros en nuestro país fue el ministro de Hacienda -y ex presidente del Banco Central-, Mario Marcel, quien comentó hace algunos días que las próximas alzas de tasas “es algo que el Banco Central tiene que calibrar con cuidado, porque hoy en día, como bien se señala en el IPoM, todas las presiones adicionales en el margen, todas las sorpresas de inflación que hemos tenido, son todas derivadas de los aumentos de precios internacionales, entonces eso el Banco Central no lo va a cambiar mucho con política monetaria”.

“Eso es un juicio que el Banco tiene que hacer sobre la base de lo que es su manera de mirar la inflación, que es mirarla hacia adelante en un horizonte de dos años en lugar de estar mirando el último dato”, acotó el ex presidente del instituto emisor.

Y recientemente otros reconocidos economistas han adherido a esta postura. Es el caso de Rodrigo Vergara, investigador del Centro de Estudios Públicos (CEP), quien señaló a El Mercurio que “estamos ad portas de empezar a ver un frenazo muy fuerte en la economía. Estamos viendo ya una desaceleración, pero lo más probable es que vamos a tener un frenazo significativo de la actividad económica en Chile”.

“Además, el escenario externo se está tornando más complejo. Los bancos centrales del mundo están empezando a ajustar sus políticas monetarias porque enfrentan situaciones de alta inflación, exceso de gasto, etcétera. Los efectos de la guerra en Ucrania, el alza en el precio de las materias primas y los problemas en las cadenas de suministro que aún persisten”, acotó.

Bajo ese contexto, al ser consultado por la fórmula que aplica el Banco Central para enfrentar esta situación, el también otrora presidente del instituto emisor sostuvo que “me parece que llegó el momento de pausar y ver cómo sigue la situación, antes de continuar apretando la política monetaria.

“Se ha aplicado una buena dosis de política monetaria y creo que estamos en una situación en que podemos pausar, y si las expectativas inflacionarias no ceden, habrá que reanudar el camino. El Banco Central ha anunciado que vienen alzas de menor magnitud, con lo cual se espera que la tasa llegue a entre 9,5% y 9,75%. Tengo la misma visión, pero creo que ahora es el momento de esperar y ver los efectos de dicha política”, enfatizó.

Tema al que también se refirió el ex ministro de Hacienda y ahora miembro del Comité Ejecutivo de Clapes UC, Felipe Larraín, quien, en el marco de su discurso en un seminario organizado por la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), afirmó que “el mercado espera que la inflación –en Chile– para los próximos doce meses suba a 6,8%, pero para 12 a 24 meses se mantiene en 4,5%. Eso está por sobre las metas del Banco Central”, agregando que “claro que tenemos que estar preocupados del tema inflacionario, por algo tenemos la Tasa de Política Monetaria en 9% en este momento”.

Asimismo, adelantó que “el mercado espera entonces que la tasa vaya a subir, o sea que no hayamos terminado el ajuste monetario. Aquí habría que hacer un llamado de atención, en el sentido de que ojo, cuidado, porque si nos pasamos con los ajustes de tasas, nos podemos encontrar con que la economía se desaceleró más de la cuenta, y vamos a ver si es cierto lo que estamos viendo de que tenemos en este momento la economía en recesión”.

“Hay que tener cuidado con lo que significa en un contexto en que la política fiscal también está haciendo el trabajo de corrección”, remarcó Larraín.

Por su parte, Rodrigo Valdés, ex ministro de Hacienda, valoró la agresividad con la que ha actuado el Banco Central para combatir la inflación, pero, aseguró a Radio Cooperativa, “hay que olfatear un poquito si es necesario más o no. Yo creo que puede ser necesario un poco más de alza, pero ya hemos hecho gran parte del trabajo y vamos a tener que ser bien cuidadosos en bajar la tasa además, cuando esto pase”.

Y aseguró: “Lo que no hay que hacer es ponerle cortapisas al Banco Central. Parte de que esto funcione es que todos apoyemos al Banco Central autónomo, que tenga la libertad de seguir subiendo la tasa si es que es necesario. Cuando se empieza a corroer la confianza y la independencia del banco, es cuando de verdad se producen problemas graves”.

En ese sentido, mencionó que “estando de acuerdo en que hemos hecho harto la pega y que el Banco Central tiene que ser cuidadosos en las siguientes alzas, creo que si la sube, esto no debiera ser un caso político, debiéramos decir: es necesario hacerlo”.

/psg