El ex ministro británico de Finanzas Rishi Sunak amplió el lunes su ventaja en la carrera por suceder al primer ministro Boris Johnson, donde la ministra de Relaciones Exteriores, Liz Truss, redujo la distancia en su intento de llegar entre los dos finalistas.

En la tercera ronda de votación entre los diputados conservadores, realizada el lunes por la tarde, Sunak obtuvo 115 votos, por delante de la secretaria de Comercio Internacional, Penny Mordaunt, con 82 y Truss con 71 (7 más que en la segunda ronda).

La exministra de Igualdad Kemi Badenoch quedó en cuarto lugar con 58 votos y el presidente de la comisión parlamentaria de Relaciones Exteriores, Tom Tugendhat, fue eliminado con 31 votos.

Tras la dramática dimisión de Johnson el 7 de julio como líder del Partido Conservador, que lo hará abandonar la jefatura del gobierno en cuanto la formación le encuentre un sucesor, la semana pasada comenzó la larga carrera interna para reemplazarlo.

En un primer momento, los 358 diputados conservadores votan en sucesivas rondas eliminatorias hasta designar el 21 de julio a dos candidatos finalistas.

Los cerca de 200.000 afiliados al Partido Conservador eligirán entonces entre ellos mediante votación postal durante el verano, para designar al ganador el 5 de septiembre.

Los aspirantes a reemplazar a Johnson se esfuerzan por distanciarse del político manchado por el escándalo que renunció como líder del partido, pero sigue siendo el primer ministro de Gran Bretaña por unas semanas más, pese al hecho de que la mayoría de ellos ha ocupado cargos en su gobierno durante los últimos tres años.

Johnson, mientras tanto, prácticamente ha desaparecido de la escena política. No ha asistido a ninguna reunión de emergencia del gobierno sobre una ola de calor que se pronostica que causará temperaturas de 40 grados centígrados (104 Fahrenheit) en territorio británico.

El viernes, Johnson visitó una base de la Fuerza Aérea Real y dio un paseo en un avión de combate Typhoon, con imágenes al estilo “Top Gun” publicadas más tarde por su oficina. Pasó el fin de semana en Chequers, la casa de campo que viene con el cargo de primer ministro, organizando una reunión informal de despedida para el personal y los amigos.

El pasado lunes, Johnson asistió al Salón Aeronáutico de Farnborough y regresará al Parlamento en una de sus últimas presentaciones como primer ministro para elogiar sus propios logros antes de un voto de confianza mayormente simbólico convocado por el propio gobierno.

Steven Fielding, profesor de historia política en la Universidad de Nottingham, comparó a Johnson con “un adolescente malhumorado en su habitación, haciendo lo que quiere y gritando a los padres de vez en cuando”.

La atención política y mediática se ha centrado en sus posibles sucesores, que arremeten unos contra otros en su intento por convencer a los miembros del Partido Conservador de su capacidad de recuperar la confianza en la política y derrotar al opositor Partido Laborista en las próximas elecciones, que se llevarán a cabo en 2024.+

(Con información de AP y AFP)

/psg