Luego de que el líder de la Coordinadora Arauco Malleco, Héctor Llaitul, asegurara que en este momento su “prioridad es canalizar la violencia hacia el sabotaje hacia insumos, hacia maquinarias”, el Gobierno fue fuertemente emplazado por la oposición para querellarse en su contra.

En ese sentido el Gobierno descartó las dudas asegurando que no perseguirán idea. Según dijo el ministro Segpres, Giorgio Jackson: “Si es que existe un incendio, un ataque incendiario, un ataque a las personas, el uso de armas y que se tengan las pruebas para poder hacer una querella, este Gobierno sí lo va a hacer (…) Lo que no hemos hecho, tal como lo dijo el presidente, este no es un Gobierno que vaya a perseguir las ideas y eso es una línea que baja desde el Presidente en adelante”, indicó.

Además de generar molestia en la derecha, las declaraciones de Jackson ponen en suspenso una nueva prórroga del estado de excepción constitucional (EEC) que será visada este viernes -en una sesión especial- por el Congreso Nacional.

Si bien esta medida ha sido aprobada 3 veces por los parlamentarios, y la mayoría se inclina nuevamente por respaldarla, la bancada de diputados de la UDI, por ejemplo, aseguró que el hecho de que el gobierno no se querelle contra Llaitul “es un elemento que se está considerando dentro de la bancada para la votación del viernes”.

Y no sería la primera que no respaldan esta medida. Precisamente para la penúltima vez que el gobierno acudió al Congreso -el 29 de junio- para solicitar otra extensión, parte de la oposición votó en contra o se abstuvo: 18 entre UDI, RN, Evópoli y Republicanos.

En esa misma línea, el jefe de bancada de los diputados Evópoli, Francisco Undurraga, comentó a Emol que ellos no tiene una decisión tomada, “pero nuestra intención es votar a favor. Lo interesante aquí seria que el Gobierno pudiera ordenar a su gente. No es que los parlamentarios del sector que hoy día están gobernando den un respaldo al gobierno, sino que le dieran un respaldo a la ciudanía”.

Y ese mismo punto tocó, no solo de Chile Vamos, sino que el diputado republicano, Stephan Schubert, quien reveló que la bancada tampoco tiene una definición ante la votación del viernes.

“Es relevante que el Gobierno vea si cuenta con los votos del propio oficialismo para aprobar la medida, pero también como oposición vamos a analizar la situación en la que nos encontramos hoy. Con las amenazas directas al Gobierno y su inacción, así como también con un Estado de Excepción que se sigue aplicando de manera acotada, en una realidad que además del Estado de Excepción, no vemos otras medidas que permitan poner término al mismo”, dijo.

Otras voces del sector han comprometido sus votos, aunque criticando duramente la decisión del gobierno ante Llaitul, como lo hicieron los parlamentarios RN, la senadora RN, María José Gatica y el diputado Miguel Ángel Becker.

“Al menos yo no voy a condicionar mi voto porque el estado de excepción si es necesario. Si el gobierno no quiere presentar querellas que asuman ellos la responsabilidad de poner en riesgo la democracia”, dijo Gatica.

Y Becker calificó de inaceptables las declaraciones de Jackson. “Realmente es un gobierno que nos ha dejado desamparados. La única opción que tenemos hoy es seguir votando favorablemente el estado de excepción, que es la única fuente que hoy día nos permite dar algún grado de tranquilidad para poder vivir en nuestra región de la Araucanía”.

Por su parte, el senador Iván Moreira también comprometió su voto favorable, aunque aseguró que si influía en los ánimos la polémica por el líder de la CAM. “Indudablemente afecta, pero hay un tema de responsabilidad con la gente de la Macrozona Sur”, y se refirió además al fallido proyecto de infraestructura crítica, que se cayó cuando se votaba el veto sustitutivo presidencial que le indicó el Ejecutivo debido a los votos en contra de la derecha -habiendo sido aprobado previamente por los mismos.

“Creo en lo personal que tenemos que volver a la carga con un proyecto de infraestructura crítica, bueno, un mejor proyecto de infraestructura crítica, como también ya se hizo un punto político al respecto”, explicó Moreira.

En tanto, la DC también se manifestó a favor del EEC. “Nosotros vamos a votar a favor del estado de excepción, eso lo dejo claro”, dijo el jefe de bancada, Eric Aedo, aunque aseguró “había algunos que se cuestionaban si ir a votar o no este viernes el estado de excepción. Qué sentido tiene si el gobierno no toma las medidas que tiene que adoptar”.

“El gobierno tiene las herramientas legales para querellarse y debiera hacerlo. No basta con querellas vigentes”, dijo el diputado Alberto Undurraga (DC), pero agregó: “Lo del estado de excepción es una votación independiente a esta situación. El estado de excepción es necesario para la seguridad de la macrozona y espero que tenga la votación y que tanto por la izquierda y por la derecha no estén pensando en otra cosa”.

Eso haciendo referencia a que también desde el propio oficialismo han votado en contra o se han abstenido en relación a iniciativas del gobierno en torno a la seguridad, como han sido prórrogas del estado de excepción o el mismo veto sustitutivo a infraestructura crítica -en donde 12 diputados no lo respaldaron.

Oficialismo

Desde el conglomerado del Socialismo Democrático se han mostrado todas las ocasiones a favor de las prórrogas de la herramienta constitucional, y así lo confirmó a Emol el diputado Marcos Ilabaca, quien además es jefe de bancada del PS.

“Como socialistas vamos a estar en la línea de apoyar la prórroga del estado de excepción constitucional”, aseguró, aunque excluyendo a la diputada de origen mapuche, Emilia Nuyado, quien se ha opuesto a la renovación siempre.

Pero, además, Ilabaca espera que el gobierno de cuenta ante el Congreso de 4 ítems relacionados al EEC: El avance del Plan Buen Vivir, el por qué no se extiende más allá de las principales rutas pero también a la región de Los Ríos, la que representa Ilabaca.

También sobre los procesos de investigación criminal: “No es posible que sigan ocurriendo hechos y no se determine quienes son los responsables”, y finalmente en relación a Llaitul. “Cuando tienes una persona que habla, llama, reivindica este tipo de acciones y se manifiesta como el líder de ese tipo de acciones y el gobierno no hace nada, creo que eso es un error. Eso plantea la impunidad y motiva a otros a desarrollar la misma acción”.

Apruebo Dignidad busca nuevamente apoyar mayoritariamente la prórroga, aunque desde el propio gobierno ya se han resignado a que hay díscolos en este tipo de votaciones, como han sido los comunistas Matías Ramírez, Lorena Pizarro y María Candelaria Acevedo, y los frenteamplistas Mercedes Bulnes, Camila Musante, y Clara Sagardía.

“Hay tantas razones como parlamentarios existen en el Congreso, y mayoritariamente Apruebo Dignidad va a respaldar la propuesta del gobierno. La evidencia sugiere que sigamos con la medida mientras se avanza en los temas estructurales”, mencionó el diputado Diego Ibáñez (CS).

Asimismo, Alejandra Placencia (PC), integrante de la Comisión de Seguridad de la Cámara, indicó que “como bancada evaluamos la situación para llegar a una resolución. En esta oportunidad el Ministerio del Interior deberá mostrar avances no sólo en la persecución del crimen organizado, sino en la agenda de restitución de tierras y el Plan Buen Vivir”.

Además, la diputada respondió a la posibilidad de que la oposición no respalde esta renovación: “Parece que a la derecha no le interesa realmente la seguridad de las personas: no votaron a favor de infraestructura crítica quitándole una herramienta al Estado para abordar situaciones complejas, y ahora intentan sacar una pequeña ventaja política poniendo a las comunidades de dos regiones como moneda de cambio”.

/psg