Las acciones terminaron otro día agitado, en su mayor parte al alza, en Wall Street, pero aún así sufrieron sus mayores pérdidas semanales desde marzo de 2020, cuando los mercados entraron en caída libre al inicio de los cierres por el coronavirus.

El S&P 500, el índice de referencia, subió un 0,2% el viernes. Aun así, perdió un 5,8% en la semana, su décima pérdida semanal de las últimas 11. El Dow cedió un 0,1% y el Nasdaq sumó un 1,4%.

Todos los barómetros clave cerraron la semana con pérdidas después de sufrir varias caídas importantes, a medida que los mercados se acostumbran a la amarga medicina de las tasas de interés más altas que la Reserva Federal y otros bancos centrales están usando en su batalla contra la inflación. Según datos preliminares, en la semana, el S&P 500 cayó 5,8%, el Dow Jones 4,8% y el Nasdaq 4,7 por ciento.

Las tasas más altas combaten el alza de precios, pero también ralentizan la economía y pueden hacer bajar los precios de las acciones y los bonos.

“Cualquier falta de claridad o falta de confianza en la Reserva Federal generará mucha volatilidad en el mercado”, opinó Megan Horneman, directora de inversiones en Verdence Capital Advisors.

“Ahora mismo hay mucha incertidumbre sobre el momento en que se producirá una recesión, pero los riesgos están aumentando claramente”, dijo Horneman.

El miércoles, la Fed subió su tipo de interés clave a corto plazo el triple de lo habitual en su mayor subida desde 1994. Podría considerar otra mega-subida en su próxima reunión de julio, pero el presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo que los aumentos de tres cuartos de punto porcentual no serían comunes.

La Fed también acaba de empezar a permitir que algunos de los billones de dólares de bonos que compró durante la pandemia salgan de su balance. Esto debería presionar al alza los tipos de interés a más largo plazo y es otra forma en la que los bancos centrales están retirando los apoyos que apuntalaban los mercados para reforzar la economía al principio de la pandemia.

Los movimientos de la Reserva Federal se producen cuando han surgido algunas señales desalentadoras sobre la economía, como el debilitamiento de las ventas en los comercios minoristas de Estados Unidos, aunque el mercado laboral siga siendo sólido. Esto ha suscitado la preocupación de que las acciones de la Fed puedan acabar siendo demasiado agresivas.

Powell testificará ante el Congreso esta próxima semana sobre la política monetaria, y lo que diga seguramente guiará las operaciones. El testimonio está programado para el miércoles y el jueves, lo que podría significar más cambios bruscos para Wall Street.

En los seis días transcurridos desde que un informe que cambió las reglas del juego mostrara que la inflación estadounidense se está acelerando, en lugar de relajarse como esperaban los inversores, el S&P 500 ha tenido tres días en los que cayó al menos un 2,9%. Esto sólo ha ocurrido otras cinco veces en total en el último año.

Al menos el viernes, la negociación fue tranquila, ya que los rendimientos del Tesoro se redujeron aún más desde sus niveles más altos en más de una década y se redujo una medida del nerviosismo en Wall Street.

El rendimiento del Tesoro a 10 años retrocedió al 3,23% desde el 3,30% del jueves y desde un máximo de casi el 3,50% a principios de la semana.

El aumento de los rendimientos ha golpeado a todo tipo de inversiones este año, pero el dolor más duro ha afectado a las criptomonedas, los valores tecnológicos de alto crecimiento y otros que volaron más alto en los primeros y más fáciles días de tipos ultrabajos.

Las ganancias de los valores tecnológicos el viernes ayudaron al Nasdaq a liderar el mercado. Microsoft subió un 2% y Amazon un 2,6 por ciento.

Otros valores que se vieron especialmente afectados el jueves por las preocupaciones sobre una posible recesión y una inflación que abruma a los consumidores también se recuperaron. Norwegian Cruise Line subió un 9,4% y American Airlines Group ganó un 6,8 por ciento. Sin embargo, ambas han perdido más de un 10% en la semana.

Las acciones de las empresas más pequeñas, que tienden a moverse más con las expectativas sobre la fortaleza de la economía estadounidense, también lo hicieron mejor que el resto del mercado. El índice Russell 2000 de valores más pequeños subió un 1,3%, pero también bajó mucho más en la semana que el mercado en general.

Los mercados estadounidenses permanecerán cerrados el lunes, con motivo de la festividad del Día de la Independencia.

(Con información de AP)

/psg