Anthony Fauci, asesor del gobierno estadounidense en materia de salud, generó todo tipo de repercusiones a nivel mundial respecto al manejo de la pandemia: desde muestras de cariño y agradecimiento hasta amenazas de muerte y movimientos para despedirlo de su cargo. Lo acusaron de conspirador, de que lucraba con el negocio de las vacunas, de asesino.

En una entrevista con el diario El País de Uruguay, Fauci destacó el estado de vacunación en Uruguay y proyectó un futuro con nuevas variantes de un virus que parece resistir más de lo que en marzo de 2020 se proyectaba.

“Por lo que veo en los datos uruguayos, ustedes lograron un porcentaje de vacunación muy bueno, es mucho mejor que el de Estados Unidos en donde vacunamos al 67% de la población, pero ustedes ya tienen al 85%”, dijo el infectólogo y recalcó la importancia de la vacunación con los boosters (refuerzos) como forma de estar preparados ante nuevas variantes. “Debemos focalizarnos en aumentar la protección para evitar una nueva ola en setiembre, octubre y noviembre”, agregó.

En Latinoamérica y el Caribe más de dos tercios de la población fue vacunada con al menos dos dosis, presentando un panorama desequilibrado si se comparan los distintos países. Por un lado se encuentran casos como el de Chile —con más del 90% de la población vacunada con el esquema completo— o el de Argentina —con aproximadamente un 83% de las personas inoculadas con la segunda dosis—. Sin embargo, la situación en otros países de la región como Guatemala resulta ser bastante diferente, con menos del 40% de sus vacunados con dos dosis.

Sobre los boosters (refuerzos) y qué tan necesarios pueden ser, Fauci dijo que “más allá de que tanto las vacunas como la enfermedad provocan una inmunidad de muy buena calidad, eso no significa que esta persista en el tiempo”. En Uruguay, por ejemplo, ya está abierta la agenda para recibir la cuarta dosis contra el virus.

“Lo que es claro es que durante un período de ciertos meses vamos a necesitar boosters de manera intermitente para mejorar la respuesta inmune”, expresó y comentó que cree que se transformará en “una vacunación muy similar a la de la influenza (gripe) en donde nos vacunamos anualmente”.

También se refirió a los próximos meses y proyectó nuevas variantes a partir de la dinámica del contagio en comunidades: “Tenemos la esperanza de que no sean severas y que las vacunas sigan funcionando”, declaró el científico y sostuvo que lo mejor que se puede hacer es estar preparados para evitar golpes como el de las subidas de casos generadas por las variantes delta y ómicron.

“También necesitamos tener el testeo habilitado de forma masiva y que la gente entienda que es conveniente usar mascarilla cuando hay una circulación alta del virus”, advirtió el infectólogo, que recomienda el uso del tapabocas como “un requisito para beneficiar a la sociedad toda”.

Fauci fue asesor de la Casa Blanca durante siete presidencias, desde Ronald Reagan hasta Joe Biden y durante la pandemia integró el Grupo de Trabajo para el Coronavirus de la Casa Blanca. Desde 1984 preside el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIH) de Estados Unidos y se coloca como uno de los médicos con mayor prestigio a nivel mundial.

En la entrevista mencionó que aunque “es totalmente entendible que a dos años y medio después del inicio de la pandemia todo el mundo esté fatigado, “aún estamos en medio de una pandemia” y no quiere “cantar victoria” de forma prematura.

/psg