Los científicos que asesoran a la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la viruela del mono afirman que está pasando la oportunidad para detener su propagación, ya que actualmente los casos se duplican cada dos semanas, lo que hace temer que el brote tarde varios meses en alcanzar su pico.

La OMS Europa ha previsto algo más de 27.000 casos de viruela del mono en 88 países para el 2 de agosto, frente a los 17.800 casos en casi 70 países en el último recuento.

Hacer predicciones más allá es complejo, dijeron los científicos de todo el mundo a Reuters, pero es probable que haya una transmisión sostenida durante varios meses y posiblemente más, dijeron.

“Tenemos que adelantarnos a esto”, dijo Anne Rimoin, profesora de epidemiología de la Universidad de California en Los Ángeles. “Está claro que la ventana de oportunidad para hacerlo se está cerrando”, añadió Rimoin, miembro del comité de expertos de la OMS sobre la viruela del mono que se reunió la semana pasada para determinar si el brote constituía una emergencia sanitaria mundial. La mayoría de los miembros del comité votaron en contra y, en una medida sin precedentes, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró la emergencia de todos modos.

“La transmisión está claramente descontrolada”, dijo Antoine Flahault, director del Instituto de Salud Global de la Universidad de Ginebra, que preside el grupo asesor de la OMS para Europa. Jimmy Whitworth, profesor de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, dijo que esperaba que los casos no se estabilizaran al menos durante los próximos cuatro o seis meses, o hasta que las personas con mayor riesgo de infección se hayan vacunado o infectado. Las organizaciones de salud sexual estimaron recientemente que podrían ser unas 125.000 personas en el Reino Unido.

El grupo de Flahault ha elaborado un modelo de tres escenarios para los próximos meses, todos los cuales incluyen la “transmisión sostenida”, ya sea entre hombres que tienen relaciones sexuales con hombres; más allá de estos grupos y posiblemente en poblaciones más vulnerables, como los niños, o entre humanos y animales.

En este último caso se corre el riesgo de que se establezca un reservorio de viruela del mono en los animales en nuevos países, como ha ocurrido en partes de África occidental y central, dijo Flahault.

La transmisión continua también podría dar lugar a mutaciones que hagan que el virus sea más eficaz a la hora de propagarse en los seres humanos, dijeron los científicos. El martes, los científicos alemanes publicaron un estudio antes de la revisión por pares que encontró mutaciones en uno de los 47 casos que secuenciaron que podrían ayudar a la viruela del mono a propagarse en las personas más fácilmente.

“La campana de alarma estaba sonando (en África), pero seguíamos dándole al botón de repetición. Ahora es el momento de despertar y hacer algo al respecto”, dijo Rimoin. “Una infección en cualquier lugar es potencialmente una infección en todas partes”.

Los expertos en salud mundial señalaron que las medidas derivadas de esta declaración deben ser urgentes, incluyendo el aumento de la vacunación, las pruebas, el aislamiento de los infectados y el rastreo de los contactos

La viruela del mono ha sido un problema de salud pública globalmente desatendido en algunas partes de África durante décadas, pero en mayo comenzaron a notificarse casos fuera de los países donde es endémica.

“Recuerdo claramente… decir que ‘creo que voy a morir’, porque no puedo comer, no puedo beber. Ni siquiera puedo tragar mi propia saliva”, dijo Harun Tulunay, de 35 años, un defensor de la salud sexual que fue hospitalizado con viruela del mono en Londres a principios de este mes, pero que ya se ha recuperado.

Por lo general, provoca síntomas de leves a moderados, como fiebre, fatiga y las características lesiones cutáneas dolorosas, que se resuelven en pocas semanas. Cinco personas han muerto en el brote actual, todas ellas en África.

Fuera de África, la viruela del mono se está propagando principalmente entre hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, lo que ha puesto en alerta a las clínicas de salud sexual para detectar nuevos casos.

Aunque la viruela del mono no está causando un gran número de muertes en todo el mundo, el hecho de que un virus molesto se establezca en nuevas poblaciones sigue siendo una mala noticia, según los científicos.

(Con información de Reuters/Por Jennifer Rigby)

/psg