La media de las guerras desde 1816 ha sido de unas 50 muertes diarias en el campo de batalla. La guerra de Rusia en Ucrania es mucho más sangrienta. En los últimos días, Bill Burns, director de la CIA, Richard Moore, jefe del MI6, y Mikk Marran, jefe del servicio de inteligencia exterior de Estonia, han declarado que desde el 24 de febrero han muerto unos 15.000 rusos, una media de más de 100 al día. Los funcionarios ucranianos afirman que, recientemente, su propio índice de bajas ha sido similar, y a veces mucho peor. “Mi expectativa es que la guerra superará la mortandad de otras grandes guerras europeas no mundiales, como la franco-prusiana de 1870-71″, dice Paul Poast, de la Universidad de Chicago. Pero, ¿cómo se calculan las cifras de bajas?

Las bajas militares se dividen en dos categorías principales: los muertos en acción (KIA, por sus siglas en inglés) y los heridos en acción (WIA), algunos de los cuales mueren más tarde. Los que son capturados y tomados como prisioneros de guerra y los que desaparecen se cuentan por separado. Algunas estimaciones de las bajas rusas en Ucrania se refieren únicamente al personal del ejército. Otras incluyen a las fuerzas de la Rosgvardiya (guardia nacional), el FSB (principal sucesor del KGB) y otros regulares no pertenecientes al ejército, como las fuerzas aerotransportadas del vdv que fueron diezmadas en la primera fase del conflicto. Además, algunos reclutan combatientes de las milicias respaldadas por Rusia en las repúblicas populares de Luhansk y Donetsk -un par de gobiernos títeres en el este de Ucrania- que han reclutado a un gran número de residentes locales. Éstos, junto con los mercenarios rusos, han llevado a cabo gran parte de los duros combates de los últimos meses.

Funcionarios estadounidenses calculan que entre 15.000 y 20.000 rusos, en las tres categorías, han muerto en total desde que comenzó la guerra el 24 de febrero, según una fuente informada. El 29 de junio, Ben Wallace, ministro de Defensa británico, dijo que habían muerto 25.000 rusos. En realidad, el Sr. Burns estaba citando el límite inferior de la estimación de Estados Unidos; el Sr. Wallace el límite superior de la suya. El propio recuento de Ucrania es de 38.500 hasta el 19 de julio, aunque el país tiene un incentivo obvio para ofrecer la cifra más alta posible. El 19 de julio, Oleksii Reznikov, ministro de Defensa ucraniano, afirmó, de forma poco creíble, que 11.000 rusos habían muerto sólo en las batallas de Severodonetsk y Lisichansk.

Esta dispersión de las cifras refleja el hecho de que estimar las bajas de otro país implica inevitablemente hacer conjeturas. “No es una ciencia precisa”, dice un funcionario occidental. Los detalles de la estimación de víctimas tienden a ser clasificados, pero los analistas tienen varios medios a su disposición. Uno de ellos es basarse en las estimaciones rusas utilizando información secreta, como agentes dentro del gobierno ruso o comunicaciones interceptadas en las que las unidades rusas describen sus bajas. Sin embargo, estos datos pueden estar distorsionados: los funcionarios occidentales creen que el propio Putin no está recibiendo la imagen completa de lo mal que va su guerra.

Otra opción es basarse en los “informes de contacto” ucranianos de las mismas batallas, aunque esto resulta más difícil cuando gran parte de los combates se realizan fuera del alcance visual de la artillería, en lugar de en combates de infantería de cerca. La tercera es inferir las bajas a partir del equipo destruido, que puede observarse en todo, desde las redes sociales hasta las imágenes por satélite, basándose en el conocimiento previo de cuántos rusos suelen tripular un vehículo concreto o formar un determinado tipo de unidad. Independientemente de cómo se realicen estos cálculos, lo que está claro es que sus “barras de error” son amplias y reflejan una incertidumbre considerable.

Llegar a las cifras de los heridos es aún más difícil. También es vital, ya que la eficacia de un ejército no depende de cuántos de sus soldados mueren, sino de cuántos están fuera de combate. Algo de eso se puede hacer observando los hospitales de campaña, las reservas de sangre y otros indicadores de la actividad médica. Sin embargo, por lo general, los analistas tienen que hacer inferencias partiendo de la base de que los soldados tienden a ser heridos en una proporción algo predecible con respecto al número de muertos.

¿Pero qué proporción elegir? En la primera y segunda guerras mundiales, la proporción media del ejército estadounidense era de algo más de tres a uno, es decir, tres heridos por cada muerto, según las cifras recopiladas por el Instituto Dupuy, que recoge datos históricos sobre la guerra. Sin embargo, esto cambió a lo largo del siglo XX. Una investigación realizada por Tanisha Fazal, de la Universidad de Minnesota, muestra que la proporción de heridos por cada muerto se ha disparado en el periodo de posguerra porque los soldados van a la guerra mucho más sanos, disponen de mejores equipos de protección una vez que llegan allí, son evacuados más rápidamente si resultan heridos y disfrutan de una mejor atención médica en general.

Una guerra en la que murieron 1.200 soldados en 1860 se espera que produzca sólo 800 víctimas mortales en 1980, señala, pero muchos de los que antes habrían muerto aparecerán como heridos. En consecuencia, en la guerra de Irak, entre 2003 y 2011, la proporción del ejército estadounidense, dotado de abundantes recursos, fue de casi nueve a uno; en Afganistán, de casi diez a uno. Estos ratios, los más altos jamás alcanzados en una gran guerra moderna, fueron en parte el resultado de conseguir que los soldados heridos recibieran cuidados críticos en los 60 minutos siguientes a la lesión, periodo conocido como la “hora de oro”, mediante el despliegue de más equipos quirúrgicos y la aceleración de la evacuación médica, o medevac.

La cuestión es saber en qué medida esto se aplica a Rusia. En Irak y Afganistán, Estados Unidos hizo un uso intensivo de helicópteros para la evacuación médica. Eso es más difícil cuando los helicópteros son derribados con frecuencia, como ocurre en Ucrania. Podría decirse que Estados Unidos se enfrentaría al mismo problema en circunstancias comparables. El Dr. Fazal, escribiendo con médicos militares en War on the Rocks, una revista en línea, en 2018, señaló que las simulaciones mostraron que el tratamiento dentro de la hora de oro sería mucho más difícil para Estados Unidos en una refriega con un adversario par o casi par. Una guerra contra Corea del Norte, por ejemplo, requeriría la evacuación de bajas equivalentes en número a las sufridas por Estados Unidos en todos sus conflictos en los 17 años anteriores (incluidos Irak y Afganistán) “en un período de meses, si no semanas”. Eso desbordaría incluso las capacidades de evacuación médica de Estados Unidos.

Y las de Rusia están más oxidadas. Su medicina militar está “menos desarrollada” que la de sus equivalentes occidentales, afirma Ronald Ti, experto en logística médica militar del King’s College de Londres (KCL), con especial debilidad en la medicina traumatológica en el campo de batalla a cargo de los paramédicos. El énfasis -como en muchas antiguas repúblicas soviéticas, incluida Ucrania- está en enviar a los heridos a los médicos de los hospitales de las zonas de retaguardia. “Esto está muy bien”, dice el doctor Ti, “pero el resultado es que los heridos se convierten en muertos debido a las largas colas de evacuación”.

Eso se desprende de las cifras occidentales. Burns y Marran dijeron que Rusia había sufrido tres veces más heridos que muertos. Esto coincide aproximadamente con los documentos capturados por Ucrania, y analizados por Rob Lee de KCL y Michael Kofman de CNA, un think-tank. Los documentos mostraban las pérdidas en el 1er Ejército de Tanques, una formación ofensiva rusa clave, hasta mediados de marzo. Sugieren una proporción de 3,4:1, que se eleva a 4:1 si los soldados desaparecidos se cuentan como muertos. Esta última proporción se aproxima mucho a la comunicada por las milicias de la República Popular de Donetsk, que, a diferencia del ejército ruso, han documentado fielmente sus bajas. Según Kofman, la proporción puede disminuir cuando mueren los soldados heridos, pero aumentar cuando la artillería -un arma que hiere a través de la metralla- domina el campo de batalla, como ha ocurrido en los últimos meses.

Estos cálculos pueden parecer arcanos. Pero la proporción específica que se elija tiene importantes implicaciones para juzgar hasta qué punto el ejército ruso ha sido maltratado, una métrica clave en una prolongada guerra de desgaste. La elección de una proporción de 3:1 por parte de los servicios de inteligencia estadounidenses y estonios sugiere que 60.000 combatientes rusos han sido retirados del campo de batalla, aunque algunos soldados heridos en febrero o marzo ya se habrán recuperado.

Si, en cambio, la cifra de muertos del Sr. Wallace es correcta, implica que 100.000 han sido apartados en un momento u otro. Eso se eleva a la friolera de 125.000 -equivalente a toda la fuerza de combate terrestre con la que Rusia comenzó la guerra- si la nueva artillería occidental de Ucrania ha inflado la proporción a 4:1. Este efecto multiplicador significa que las estimaciones muy altas de muertes rusas son menos plausibles, argumenta Kofman. Si las bajas totales fueran dramáticamente más altas que las cifras estadounidenses y británicas, el ejército ruso habría estado visiblemente en problemas aún más profundos hace mucho tiempo.

Sin embargo, las pérdidas rusas a esta escala explican por qué tantos batallones rusos son muy poco fuertes, por qué su avance en Donbas ha sido muy lento y por qué el ejército está reuniendo batallones de reserva de voluntarios en todo el país. Si Ucrania monta una contraofensiva a gran escala en el sur de la provincia de Kherson en los próximos meses, eso hará que las fuerzas rusas sean aún más delgadas. Y los oficiales que dirigen el ejército se han visto especialmente afectados: “miles” de tenientes y capitanes y “cientos” de coroneles han muerto, observó un funcionario estadounidense el 22 de julio. No es de extrañar que el número de tropas que se niegan a luchar se cuente por miles, según otra fuente.

Tal vez la gracia para Vladimir Putin, el presidente de Rusia, es que hasta ahora no ha habido una reacción seria en casa a tal despilfarro. “No se trata de niños de clase media de San Petersburgo o Moscú”, señala el Sr. Moore de MI6. “Son niños pobres de zonas rurales de Rusia. Son de pueblos obreros de Siberia. Son desproporcionadamente de minorías étnicas. Son su carne de cañón”.

© 2022, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

/psg