Cerca de las cinco de la tarde los partidos de Chile Vamos comenzaron a escribir los discursos que, horas después, darían para abordar el triunfo sobre el Apruebo en el plebiscito de salida de la nueva Constitución. Una victoria que, con el 99.95% de las mesas escrutadas, dio un 61.8% de los votos a favor del Rechazo. Si bien a esa hora recién algunas mesas comenzaban a contar los votos -que ya mostraban una ventaja a la opción de no aprobar la propuesta de Carta Fundamental- en las colectividades activaron sus reuniones de emergencia.

Cerca de las siete de la tarde -ya con los resultados de Magallanes y los primeros cómputos del resto del país- comenzaba el ambiente de alegría.

Incluso, en la sede de la UDI alcanzaron a servir tapaditos, mini empanadas y copas de champaña, antes de que las directivas de todos los partidos se trasladaran al hotel Best Western Premier Marina, donde había gente celebrando con banderas chilenas. Hasta ese lugar llegaron Francisco Chahuán (RN) y sus pares de la UDI, Javier Macaya, y Evópoli, Luz Poblete. Una vez reunidos, los tres hicieron una conferencia de prensa para relevar el triunfo, que superó sus pronósticos más osados.

Dentro del hotel el ambiente era de celebración. Los presidentes de Chile Vamos fueron recibidos con aplausos por sus adherentes. Algunos de ellos portaban mascarillas con banderas chilenas, mientras que en el hotel también había banderas. La idea era resaltar los símbolos patrios. Incluso la intervención de los presidentes cerró con un “¡Viva Chile!” y un “¡Chi! ¡Chi! ¡Chi! ¡Le! ¡Le! ¡Le!”.

En el punto de prensa en común ratificaron su compromiso con la continuación del proceso constituyente y resaltaron que este fue un “triunfo de la ciudadanía”, siguiendo la línea que mantuvieron durante toda la campaña: los políticos no estaban en la primera fila. “Habló el sentido común, es hermoso lo que está pasando, pero la sensación no es de celebración. Hoy día los chilenos dijeron que quieren diálogos, acuerdos. No quieren revanchismo, ni odio. Chile es uno solo”, dijo la timonel de Evópoli, flanqueada por sus pares de Chile Vamos. Todos, en la imagen, intentaban ceñirse al libreto y no dar muestras públicas de la alegría que internamente vivían.

Por esas horas ya había trascendido que el gobierno había invitado a los presidentes de partidos a una reunión en La Moneda para este lunes, sin embargo los presidentes de Chile Vamos a esas alturas desconocían la invitación y mantenían el misterio de si acudirían o no.

Justamente luego en su intervención apuntaron a La Moneda: “El proyecto que impulsó y apoyó el Presidente Boric fue derrotado por la ciudadanía”, dijo Chahuán, mientras que Macaya agregó que esta es “la derrota de la refundación de Chile y en eso no se puede disociar al gobierno de esta derrota, de la opción que apoyó con mucha fuerza”.

No van a La Moneda

Ya durante la noche los dirigentes de Chile Vamos confirmaron que no acudirán a la reunión la primera reunión citada por el gobierno, la cual inicialmente estaba fijada para la tarde del lunes. Eso, a pesar de la presión que hubo del Ejecutivo para que asistieran con llamadas del ministro de la Segpres, Giorgio Jackson a dirigentes como Macaya y Schalper, a quienes se les envió la invitación formal. Luego intervino el propio Boric quien también contactó al timonel UDI y al secretario general de RN para que acudieran al encuentro.

Trascendió que en esas conversaciones Macaya le dijo a Boric que el gobierno debía hacer una reflexión crítica del resultado electoral. El Presidente le pidió cerrar un acuerdo antes del 11 de septiembre -por un simbolismo- con lo que Macaya estuvo de acuerdo. Esas llamadas ocurrieron cerca de las 19 de la tarde, y luego a las 21 en el hotel los dirigentes vieron con molestia la intervención de Boric sobre la cual acusaron que no hubo un mea culpa. “El presidente tiene que hacer su autocrítica”, dijo Schalper.

Con Jackson los llamados también versaron sobre la fórmula de darle continuidad al proceso constituyente. A él se le recalcó que el gobierno debía definir interlocutores válidos en medio del inminente cambio de gabinete que el propio Mandatario anunció en su discurso. Chahuán hizo un llamado a La Moneda a “ordenar la casa”, agregando que “Chile Vamos está disponible para continuar el proceso constituyente, pero no de cualquier forma. El llamado es a hacerlo bien”.

En la centroderecha existe consenso en esperar antes de juntarse con el gobierno, para que La Moneda asuma la derrota y no aparecer dando apoyos al gobierno para que se suba el tema inmediatamente. En ese sentido, para este lunes los partidos de la coalición tienen programada una serie de encuentros con sus parlamentarios, con los que esperan evaluar los pasos a seguir. También se tiene contemplado que los timoneles de los tres partidos se reúnan para anunciar qué harán a continuación.

Un debate interno en el sector es sobre el rol que tendrá la oposición y el gobierno en formar el acuerdo. En Chile Vamos hay algunos que son partidarios de hacer ver que el triunfo del Rechazo es una derrota para el gobierno y que, en ese sentido, hay que quitar el protagonismo que quiera tener el Presidente Gabriel Boric en la búsqueda de los acuerdos. Otros consideran que, al ser Chile un país con un sistema político presidencialista, no se le puede quitar relevancia. De hecho, Macaya en su punto de prensa recalcó que “es evidente que el gobierno tiene un rol que jugar en esto”.

Los desafíos que vienen

Uno de los principales desafíos que asoman para Chile Vamos luego del triunfo del Rechazo, es poder concretar el compromiso que hicieron de darle continuidad al proceso constituyente. Fue en julio de este año cuando el bloque elaboró un documento con diez compromisos públicos en caso de que su preferencia resultara vencedora.

/gap