En Juan Pinto Durán la Selección Chilena femenina comenzó los trabajos de cara al repechaje para los Juegos Olímpicos de Tokio, donde tiene programado jugar en serie de ida y vuelta contra Camerún en febrero.

Pese a la emergencia sanitaria y a que el campo de entrenamiento se ubica en una comuna de Macul, que sigue en cuarentena total, el equipo dirigido por José Letelier pudo iniciar los trabajos con 19 jugadoras, gracias a un permiso único colectivo excepcional, tras cinco meses donde sólo se pudo practicar de manera virtual.

“Estar en una cancha, al aire libre, es lo que más echábamos de menos. Ahora lo importante es volver a entrenar, volver a correr, a sentir el campo de juego. A medida que vaya pasando el tiempo, iremos retomando el nivel”, dijo Karen Araya, una de las figuras del equipo. “No se nos ha olvidado jugar al fútbol. Esta selección sabe lo que tiene que hacer; lo táctico y lo técnico va a venir de a poco”, complementó.

“Esta es una doble responsabilidad, pues por un lado está todo lo que tiene que ver con la preparación para el repechaje, que es algo que, por supuesto, motiva, pero por otro, está lo relacionado con las circunstancias que estamos viviendo a nivel mundial”, señaló Letelier.

“Por lo tanto, ambas situaciones debemos manejarlas de buena forma: respetar al máximo los protocolos y esperar que, tanto la preparación, como la salud de las jugadoras y el cuerpo técnico vayan por buen camino. Esperamos prepararnos de la mejor manera y conseguir un logro importante para nuestro fútbol“.

/