Los años de universidad marcan una época crucial en la vida de quienes pasan por este periodo. Los grandes aprendizajes se notan no solo a nivel académico, sino a nivel personal y financiero. Es en esta etapa que muchos estudiantes deben aprender a administrarse y poner en práctica estrategias para mejorar sus finanzas personales. En ese sentido, tener una cuenta corriente puede hacer una gran diferencia para quienes atraviesan esta etapa.

100+ Fotos de Estudiantes | Descargar imágenes gratis en Unsplash

Una cuenta corriente para estudiantes universitarios está dirigida a quienes estudian el nivel superior, es decir, una carrera universitaria. Este tipo de cuenta corriente tiene unas características que la hacen accesible para el público joven, como comisión cero y beneficios por invitar a un amigo a contratar una cuenta igual, además de la facilidad de adquirir una cuenta corriente online.

¿Por qué debería tener una cuenta corriente para estudiante?

Tener una cuenta corriente desde la etapa universitaria aporta grandes beneficios a los jóvenes, como la responsabilidad de manejar sus propias finanzas y la construcción de una relación sana con las instituciones bancarias porque fomenta el ahorro y la inversión de dinero.

Una cuenta corriente para estudiantes universitarios es un producto financiero basado en un contrato de confianza entre el banco y el usuario. En este, el banco tiene la obligación de cumplir las órdenes de pago que el cliente le indique. Eso sí, estas órdenes de pago dependerán de la cantidad de dinero que el cliente tenga depositado en su cuenta.

Una cuenta corriente será muy útil para depositar fondos y que estos puedan ser utilizados en distintas transacciones. Con esto, el usuario podrá pagar servicios digitales como Spotify, Netflix, Uber, entre otros. Además, podrá hacer y recibir transferencias electrónicas, comprar en tiendas físicas o por internet, realizar retiros en cajeros automáticos sin costo, algo muy útil para los jóvenes que reciben transferencias de dinero de sus familias.

Una cuenta corriente para estudiantes tiene la particularidad de ser gratuita y sin costo de manutención mensual para jóvenes de entre 18 y 24 años de edad. Este tipo de cuenta promete no realizar cobros sorpresas a sus usuarios y no pide una renta mínima, por lo que es ideal para el público universitario.

Por otro lado, el tema de la digitalización es fundamental para los jóvenes. Teniendo esto en mente, hoy es posible solicitar una cuenta corriente online en sencillos pasos. Lo único que se requiere es llenar un breve formulario en línea que incluye nombre, número de RUT y celular.

Posteriormente, la institución bancaria realizará la autenticación de la persona y requerirá el envío de documentos y la firma digital del cliente. Una vez listo, se pasará a la firma y activación de la cuenta corriente, ¡es así de sencillo!

¿Qué otros beneficios tiene?

Hasta ahora hemos visto que una cuenta corriente universitaria permite organizar las finanzas personales de manera sana desde una edad temprana. Sin embargo, existen beneficios en este producto financiero que van más allá de eso.

Este tipo de cuenta permite que el usuario realice compras físicas o electrónicas dentro y fuera de Chile con tecnología contactless. Por otro lado, incluye el acceso a la banca en línea y aplicaciones móviles que permiten monitorear los movimientos en la cuenta, consultar saldos y realizar transferencias a otras cuentas.

También se puede contratar una cuenta corriente en dólares, y con esta se pueden hacer y recibir transferencias internacionales, además de operar con dólares en línea y mucho más.

Esta cuenta universitaria permitirá que los jóvenes de 18 a 24 años desarrollen un sentido de responsabilidad con sus finanzas que les brindará las herramientas para más tarde adquirir productos financieros más complejos.

1000+ fotos de estudiantes universitarios | Descargar imágenes gratis en  Unsplash

Así, cuando llegue el momento de su graduación, su cuenta corriente les permitirá contar con un historial sano en alguna institución bancaria y un dominio de las herramientas financieras que estas ponen a su disposición. Sin duda, el mejor momento para empezar a utilizar este tipo de productos financieros, es hoy.