El ingeniero hizo un repaso por hitos como el estallido social, la llegada de Salvador Allende a La Moneda y la dictadura de Augusto Pinochet. Sobre este último, Manuel Pellegrini —que se definió neutral sin color político— dijo que “arrastra cosas que no son justificables, pero había que vivir los parámetros que se vivían en esos momentos en Chile”. Mencionó que luego vinieron treinta años en los que Chile progresó muchísimo y “pasó de ser pobre a ser un país desarrollado en todos los índices económicos”. Sin embargo, a su juicio, “en los últimos diez años hubo mucha corrupción”. Además, manifestó que “al fútbol no le corresponde solucionar los derechos humanos”, por ejemplo. Al revés, planteó, “si usas el fútbol para ello vas a desunir más”. Y expuso: “¿Cuántas cosas unen a los seres humanos hoy en día? El fútbol, los Juegos Olímpicos y lo que tenga ese rol de diversión”. Para el DT chileno del Real Betis, “la historia ha sido siempre invasión, esclavitud, feminismo… siempre ha desunido”. Por tanto, “la función del fútbol es unir”. Manuel Pellegrini sostuvo que “Chile hoy está muy dividido, pero juega la selección, la ‘Roja’, todo el mundo le apoya y no sé si el de al lado es comunista o de Pinochet. Eso no interesa”.

Como pocas veces, más allá de lo futbolístico, Manuel Pellegrini, en la previa al partido que tiene su Real Betis ante el Barcelona por la Supercopa de España este jueves desde las 16:00 horas para disputar el paso a la final, abordó la historia política de Chile y los Derechos Humanos. El “Ingeniero” se tomó su tiempo para dar una extensa entrevista al medio español ABC, en la que aseguró que ha visto “Chiles muy distintos”.

“En mi niñez fue un país muy pobre, en el que costaba mucho salir adelante. En 1970, cuando entré a la universidad, vino el Gobierno de Salvador Allende, el primer presidente comunista elegido democráticamente. En esos tres años el país sufrió una catástrofe total. Casi 1.000% de inflación y estaba muy dividido. Luego vino un golpe militar, que siempre son lamentables, pero en ese momento gran parte del país entendía que había que hacer algo porque de lo contrario íbamos camino de una guerra civil. La dictadura, claro, arrastra cosas que no son justificables, pero había que vivir los parámetros que se vivían en esos momentos en Chile”, partió relatando el DT chileno.

“16 años después, Pinochet convocó elecciones y por una abrumadora mayoría se pidió que se fuera. Ahí, vinieron treinta años en los que Chile progresó muchísimo. Pasó de ser pobre a ser un país desarrollado en todos los índices económicos, pero en los últimos diez años hubo mucha corrupción, el país se relajó y se deterioró una clase política que no supo llevar al país como hasta entonces”, agregó, junto con repasar las manifestaciones acontecidas en el país hace tres años.

El entrenador del Betis señaló que “luego vino el estallido social de 2019, que tiene al país parado desde hace tres años y en todo este tiempo no se han puesto de acuerdo con la nueva constitución”, sosteniendo que “el diagnóstico que ha hecho la clase política es equivocado y hay un deterioro económico y de seguridad”. Por eso, a su juicio, se produjo este estallido social.

“Este sería mi objetivo análisis de Chile, porque yo soy neutral. No tengo color político”, sentenció.

Fútbol y DD.HH.

“La clase política hace mucho tiempo que dejó de gobernar para los países. Ellos buscan sacar su propio beneficio. En cambio, el fútbol une. Hay tantas cosas que desunen en la vida que ojalá el fútbol pudiera unir en todas partes. Lo que se vivió en el Mundial de Qatar fue una unión completa y la ganancia económica que hubo detrás tan importante se va a sacar igual sea cuál sea la sede. El fútbol hay que mantenerlo como un elemento de unión porque sino habría que eliminar a China, Rusia, Arabia, Qatar…”.

Manuel Pellegrini manifestó que “al fútbol no le corresponde solucionar los derechos humanos”. Al revés, planteó, “si usas el fútbol para ello vas a desunir más”.

“¿Cuántas cosas unen a los seres humanos hoy en día? El fútbol, los Juegos Olímpicos y lo que tenga ese rol de diversión. La historia ha sido siempre invasión, esclavitud, feminismo… siempre ha desunido. La historia de la convivencia entre seres humanos es sangrienta. El mundo ha sido siempre una hiena”, comentó.

En ese sentido, Pellegrini afirmó que “el fútbol no va a solucionar la parte que le toca hacerlo a la clase política”. Para el DT, el fútbol, “no tiene capacidad ni autoridad para hacerlo”.

“La función del fútbol es unir. Chile hoy está muy dividido, pero juega la selección, la ‘Roja’, todo el mundo le apoya y no sé si el de al lado es comunista o de Pinochet. Eso no interesa”, cerró.

/gap