La ministra de Salud, Ximena Aguilera, explicó esta mañana las razones que derivaron en la decisión de flexibilizar las medidas sanitarias, tales como el fin a la obligatoriedad de la mascarilla y el pase de movilidad.

“Había mucha presión por liberar el uso de mascarilla y pase de movilidad y no queremos que esas herramientas se vayan desprestigiando porque se pueden volver a usar”, comentó la autoridad.

Además, precisó que los cambios entrarán en vigencia a partir del 1 de octubre para dar espacio a la organización y a la información.

Sin ir más lejos, y pese a que ayer miércoles el Ministerio de Salud anunció que Chile avanzará a una fase de “apertura” dado los buenos índices epidemiológicos, Aguilera fue enfática en señalar que el país seguirá “viviendo con este virus”. Por esa razón, anunció que la alerta sanitaria seguirá vigente para permitir tener las herramientas en caso de existir un brote de contagios covid-19.

“Se toma la decisión porque hemos llegado a un mínimo histórico de uso de camas hospitalarias y camas UCI, y a pesar de lo que vivimos el primer semestre con el repunte de casos importante de casos por la llegada de ómicron, logramos gracias a la amplia cobertura de vacunación mantener una estancia de ocupación hospitalaria y de camas críticas bastante bajas y eso nos da una seguridad de que, ante la eventualidad de que vuelva un aumento de casos, vamos a ser capaces de responder”, sostuvo Aguilera.

No obstante, agregó que “la fase de ‘apertura’ no significa que la pandemia haya terminado, de hecho la declaración de fin de pandemia la tiene que hacer el director general de la OMS, así también como el fin de la emergencia sanitaria internacional, pero para nosotros significa que vamos a seguir viviendo con este virus, y por lo tanto tenemos que entrar a una situación más de régimen respecto a este virus respiratorio con respecto a los demás”.

En ese sentido, la ministra aclaró en conversación con T13 Radio, que las nuevas medidas sanitarias entrarán en vigencia este 1 de octubre para coordinar con las otras carteras y dar el tiempo a la población para que se informe. “Se da el plazo porque hay varios temas que hay que coordinar en distintas reparticiones del gobierno”.

Y agregó: “Esto no sólo afecta a Salud, sino que también a Educación, a Trabajo, entonces es necesario tener un tiempo para coordinar, hay decretos que ajustar y que la gente esté al tanto y se vayan preparando”.

Presión por mascarillas

Finalmente, al ser consultada por qué el Ministerio de Salud no esperó a ver la evolución de los contagios después de la celebración de Fiestas Patrias, Aguilera apuntó a la presión que existía por flexibilizar el uso de la mascarilla y del pase de movilidad.

“Efectivamente, hay algunas personas que han sugerido que era mejor evaluar si había un resurgimiento de casos después de las Fiestas Patrias, pero nosotros ya hemos visto en el invierno que, a pesar de que tuvimos una gran cantidad de casos, no implicó un riesgo para la red asistencial y esa es la variable más importante del paso de una fase a otra. Por otra parte, había mucha presión por liberar el uso de mascarilla y pase de movilidad y no queremos que esas herramientas se vayan desprestigiando porque se pueden volver a usar”, reconoció.

En ese contexto, la titular de Salud adelantó que la alerta sanitaria se mantendrá hasta fines de año, para poder activar protocolos o exigencias en caso de que aumenten los casos y afecten a la red asistencial. “Hay consecuencias de la pandemia que van más allá de los ciclos epidémicos y que tiene que ver con el sistema asistencial.

Nosotros tenemos muchas listas de esperas, hay personal que está siendo contratado por la alerta sanitaria y que está cubriendo brechas de recursos humanos, por lo tanto, necesitamos un tiempo para ver cómo vamos retornando al funcionamiento normal y necesitamos contar con las herramientas en caso de que haya un resurgimiento de casos que implique riesgo”, zanjó.

/psg