El Papa Francisco fue consultado sobre cómo quisiera que sea un posible sucesor, en la rueda de prensa del avión de regreso a Roma desde Canadá, este 30 de julio, por la periodista española Eva Fernández, de COPE.

En su respuesta, el Papa indicó que “esto es el trabajo del Espíritu Santo” y aseguró que “nunca me atrevería a pensar eso”.

El Espíritu Santo lo hace mejor que yo y mejor que todos nosotros, porque inspira las decisiones del Papa, siempre inspira, porque está vivo en la Iglesia, no se puede concebir la Iglesia sin el Espíritu Santo”, dijo el Santo Padre a continuación.

Más tarde, explicó que el Espíritu Santo “es el que piensa en las diferencias, el que hace el ruido, el que piensa en la mañana de Pentecostés, y luego trae la armonía”.

“Es importante hablar de armonía y no de unidad. Unidad, pero armonía. No como algo fijo. El Espíritu Santo da una armonía que es progresiva, que va hacia adelante, ¿no?”, aseguró el Papa.

A continuación, el Santo Padre recordó las palabras de San Basilio sobre el Espíritu Santo: “Ipse Armonia Est”, (Él es armonía) y explicó que el Espíritu Santo “es armonía porque primero hace ruido con las diferencias de los carismas. Dejemos este trabajo al Espíritu Santo”, pidió.

En esta línea, el Papa Francisco hizo referencia a los rumores sobre su posible dimisión y agradeció el buen trabajo de aquellos periodistas que saben leer las señales, “o al menos hacer un esfuerzo por interpretar qué puede ser eso o puede ser aquello. Es un buen trabajo por su parte, y se lo agradezco mucho”.