Un tribunal de apelaciones de Florida (EEUU) dictaminó que una joven de 16 años y sin padres reconocidos no es lo suficientemente “madura” para abortar luego de que la adolescente solicitara interrumpir su embarazo a un tribunal de primera instancia, por lo que la ley estatal la obligaría a tener el hijo.

La adolescente, que “tiene casi diecisiete años y no tiene padres”, pero sí un “tutor designado”, según recoge una apelación presentada en el condado de Escambia (noroeste), había acudido a los tribunales para solicitar la exención de una ley estatal que requiere el consentimiento de un padre o tutor para poder abortar, algo que no se le concedió.

Según recogen este miércoles medios locales como Fox 6, el juez Scott Makar, del tribunal de menores de Pensacola, “descubrió que la adolescente no articuló adecuadamente su solicitud”.

De acuerdo con el fallo del juez, la niña de 16 años “no había establecido pruebas claras y convincentes” de que era lo suficientemente “madura” para decidir si quería un aborto.

“Leyendo entre líneas, parece que el tribunal de primera instancia quería darle a la menor, que estaba bajo estrés adicional debido a la muerte de un amigo, tiempo adicional para expresar una comprensión más profunda de las consecuencias de interrumpir un embarazo”, escribió Makar en su orden de la corte de apelaciones.

“Esto tiene sentido dado que la menor, al menos en un momento, dice que estaba abierta a tener un hijo, pero luego cambió de opinión después de considerar su incapacidad para cuidar a un niño en su posición actual en la vida”, añadió el magistrado.

/gap