Marcela Cartagena, fiscal regional del Biobío, pidió extender el plazo de investigación relacionado con la muerte del pequeño Tomás Bravo, hecho ocurrido en febrero de 2021 en la localidad de Caripilún, comuna de Arauco.

La solicitud ingresada al Juzgado de Garantía de Arauco se basa en “la necesidad de disponer de un mayor tiempo para la realización de importantes peritajes que están en desarrollo en Chile y el extranjero”.

El juzgado deberá agendar pronto la audiencia para revisar el requerimiento, donde la persecutora expondrá los detalles que fundamentan la petición.

Este debiera ser el último plazo de investigación que se solicite al juzgado, considerando que en febrero próximo se cumplirán dos años del hallazgo del cadáver del niño.

Recordar que el plazo fijado para la investigación en torno al caso de Tomás Bravo se cumplió el domingo.

Estefanía Gutiérrez, madre del pequeño, aseguró que “lo que esperaba era saber más sobre lo que le pasó a mi hijo, pero yo sé que se va a tener que ampliar el plazo, porque todavía no llegan las pericias y todavía falta mucho”.

Existe un análisis que realizó la Universidad de Los Lagos, cuyas conclusiones podrían cambiar completamente el foco de la investigación. El origen de esta pericia se da en una orden de la Fiscalía Regional del Biobío, quien pidió analizar pelos encontrados en los lugares en que habría estado el pequeño Tomás y que no corresponden a él.

En esta línea, el Ministerio Público encargó otro análisis a la Universidad de Santiago de Compostela, en España. El peritaje busca material genético sospechoso, muestras degradadas y en mal estado que en Chile no arrojaron resultados concretos.

/psg