“Es una medida preventiva por excelencia y esperamos que transitoria, destinada a evitar medidas mucho más extremas”, explicó el ministro de Salud, Enrique Paris, al anunciar la decisión del Gobierno de decretar el retroceso a Transición de toda la Región Metropolitana, debido al aumento de un 18% en los casos de covid-19.

La medida implica que todos los habitantes de la capital estarán en cuarentena durante los fines de semana a partir de este jueves a las 5 de la mañana, y que para poder salir y realizar alguna actividad presencial tendrán que solicitar solo un permiso en Comisaría Virtual, abriendo una nueva etapa de la pandemia en nuestro país.

Se trata de un periodo que parte con el riesgo latente de la llegada de una segunda ola del virus, el mismo que ya ha azotado con fuerza en el hemisferio norte, pero que transcurrirá con la esperanza de la llegada de una vacuna que neutralice sus efectos, la cual se espera que arribe a Chile dentro del primer trimestre de 2021.

Asimismo, y a diferencia del inicio de la aplicación de restricciones en el país, la gente recibió con pesar la determinación del Ejecutivo, lo cual hace presagiar un complejo control del confinamiento que se aproxima.

En ese contexto, la comunidad científica pidió a reforzar los mensajes de autocuidado para evitar un alza de casos. Al respecto, la presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches, aseguró que el paso a Fase 2 es una “medida difícil, pero acertada, considerando la movilidad dentro de la RM. Tenemos que parar el aumento de casos: Seguir fortaleciendo el testeo, trazabilidad y aislamiento, consulta precoz, evitar aglomeraciones y siempre uso de mascarilla y lavado de manos”.

En la misma línea, el presidente de la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva (Sochimi), Darwin Acuña, manifestó que “como sociedad valoramos profundamente la medida, creemos que es adecuada, considerando el aumento de casos que se está produciendo en todas las comunas y que por supuesto pueden desencadenar en una cantidad de casos mayores y por lo tanto en una nueva ola muy potente”.
“Apoyamos profundamente estas medidas, imagino que será dinámica y se verá con el paso de los días cómo va resultando, pero llamamos nuevamente a la población a cuidarse, a respetar las medidas de distancia social, lavado de manos y uso de mascarilla y sobre todo a respetar esta medida de entrar a Fase 2 nuevamente para poder disminuir los casos y esto no se transforme en un evento peor”, enfatizó.

En tanto, los alcaldes recibieron con pesar y preocupación las nuevas restricciones. Aunque la mayoría coincidió en que son necesarias, algunos advirtieron sobre los efectos económicos y sociales que implicará en la previa de la navidad, época que esperaban que sirviera para ayudar al comercio local.

“Una vez más, el Gobierno toma una medida inconsulta y poco razonable. ¿Van a sacar al comercio y a las ferias navideñas con las FF.AA.? Ni el Grinch se atrevería a tanto”, comentó tras conocer la noticia el alcalde de La Florida, Rodolfo Carter (IND), situación que fue respaldada por su par de La Granja, Felipe Delpin (DC). Mientras, la alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei (UDI), y su símil de Las Condes, Joaquín Lavín (UDI), hicieron llamados a la población para que cumplan las medidas y así poder retornar a etapas de apertura. “Es importante como medida preventiva, porque efectivamente estaban subiendo mucho los contagios”, dijo Lavín.

Concientización de la población

En tanto, el infectólogo y académico del Instituto de Ciencias Biomédicas (ICBM) de la Universidad de Chile, Miguel O´Ryan, señaló a Emol que el retroceso de la RM “me parece necesario, que nos duela a todos y obviamente complejice los ánimos, pero me parece fundamental como señal a la población”. “Lamentablemente, en ese sentido las señales son importantes, y uno ve que de alguna manera cómo hay una cierta pérdida de parte de la población, no toda, pero parte de ella, de las medidas necesarias y terminan pagando justos por pecadores sin que esto sea una condena no mucho menos, pero es una realidad”, añadió.

Consultado sobre la molestia que generó el anunció entre la ciudadanía y cómo se puede enfrentar el cansancio que existe en la población ante la pandemia, el experto indicó que “es entendible y hay que hacer mucha conversación, hay que justificar frente a las personas por qué esto es necesario”.

“Hay que explicarles que esta medida es dura, pero previene una que es más dura, que es volver a cuarentena absoluta si es que se pierde el control y ese riesgo está vigente y latente. Esta es una medida que todavía permite seguir trabajando a la mayoría de la gente, no a todas, pero es fundamental”, advirtió.

O’Ryan subrayó que “hay que entender que, si uno no hace esto ahora, después va a haber que limitar aún más. Ese es el mensaje que tenemos que lograr transmitir a la población, que por no ver el virus a veces, por no ver los casos, cree que no existe y hay que hacerles entender que están muriendo 40 o 50 personas diarias”.

En esa línea, sobre si cree que la gente cumplirá efectivamente la cuarentena, el facultativo reconoció que “uno visualiza que va a costar, pero tienen que cumplirse y si las personas no cumplen, hay que hacerlas cumplir mediante la ley, lamentablemente no queda otra”.
“Pero lo importante es tratar de convencer, hacer entender la situación y el por qué hay que hacer esto y así lograr ir avanzando, con la luz de esperanza que tenemos de las vacunas más adelante”, enfatizó, junto con advertir que el escenario que se abre en esta nueva etapa para la RM es que el virus “va a seguir aumentando”.

“Generalmente cuesta parar estas olas, probablemente vamos a seguir teniendo un incremento de casos y por eso era tan necesario parar ahora. Uno esperaría que, en las próximas semanas, pudieran seguir incrementando los casos hasta que se note el efecto de esta restricción. Lo importante es que no escale de 1700 a 5 mil casos”, concluyó.

Mejorar la comunicación

En la misma línea, la epidemióloga y parte del Consejo Asesor Covid-19, Catterina Ferreccio, señaló a este medio que la actual “es una situación muy complicada, pensando en que pueden llegar las fiestas de fin de año sin camas en la UCI y comparado con abril pasado, es peor la situación, porque ahí en el resto de Chile no había casos”. “Entonces esta decisión se veía bien inevitable, aunque nos pilló de sorpresa también, porque lo supimos por la prensa. En ese sentido, es una medida que si bien nos sorprendió, nos parece inevitable, porque estábamos bien preocupados de cómo se venía la cosa”, añadió.
Reportaje de Felipe Vargas para Emol

/gap