El ex Presidente chino Hu Jintao incómodo, contrariado, siendo escoltado para salir de la ceremonia de clausura del Congreso del Partido Comunista celebrado en Beijing. El actual Mandatario, Xi Jinping, evita mirar a su antecesor mientras es increpado por éste y desliza un par de palabras, mientras sostiene con fuerza unos documentos. Hu deja el lugar a regañadientes. El evento sigue como si nada hubiera pasado.

Todo esto ocurrió el sábado pasado y fue grabado por periodistas de la agencia AFP (revisa aquí el video), poco después de que la prensa entrara al recinto y justo antes de la votación unánime de los cerca de 2.300 delegados de la colectividad para incluir el “rol central” de Xi en los estatutos del partido.

¿Qué sucedió? La versión oficial, según reportó la agencia Xinhua, es que Hu, de 79 años, “insistió en participar en la ceremonia de clausura (…), pese a que había necesitado recuperarse recientemente”.

“Como no se sintió bien durante la sesión, su equipo, por su salud, lo acompañó a una sala contigua para descansar. Ahora se halla mucho mejor”, agregó el medio.

La explicación, no obstante, no ha aclarado las dudas. Desde Beijing le han bajado notoriamente el perfil a este hecho e incluso bloquearon cualquier alusión en redes sociales, pero medios internacionales siguen intentando esclarecer lo acontecido, mientras surgen rumores de que Hu Jintao fue víctima de un juego de poder.

La clave de la carpeta

Las sospechas han crecido tras la divulgación el martes de un nuevo video (ver abajo) por parte de la emisora Singapur CNA, que muestra los instantes anteriores a la salida de Hu del lugar. En el registro se ve cómo el ex Mandatario conversa con Li Zhanshu, hasta ese momento presidente de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino y que fue destituido del cargo por Xi.

En la conversación se ve sobre la mesa una carpeta roja y varios documentos. Hu Jintao, que estaba sentado a la izquierda de Xi Jinping, lee uno de los papeles y muestra una cara de sorpresa. Es ahí cuando Li Zhanshu le quita los documentos de las manos y los guarda debajo de la carpeta roja. El ex Mandatario insiste en ver el contenido, pero no lo dejan.

En ese instante, Xi Jinping gira la cabeza para llamar a alguien y se le acerca Kong Shaoxun, subdirector de la Oficina General del Comité Central. Acto seguido, un agente de seguridad saca a Hu de la sala.

Conocida esta escena, la duda se ha centrado en el contenido de la carpeta roja. Según el medio El Español, se trataría de las listas electorales del Comité Central y la Comisión para la Inspección Disciplinaria, donde Xi habría tachado a todos los aliados de Hu Jintao.

Una señal

Es probable que nunca se sepan las verdaderas razones de la salida de Hu del evento, pero los expertos coinciden en que hay una señal, según reporta CNN en Español: “tras erradicar cualquier vestigio de influencia de los ancianos del partido o de las facciones rivales, Xi ha dado paso a una nueva era de gobierno unipersonal rodeado únicamente de leales incondicionales”.

Steve Tsang, director del Instituto SOAS de China en la Universidad de Londres, explicó a CNN que el episodio del sábado demostró que “Xi había reducido a la insignificancia la otrora poderosa facción de la Liga de la Juventud (Comunista)”, vinculada históricamente a Hu Jintao.

“Sin sucesor a la vista, y con el anterior líder humillado, Xi había proyectado al partido que… nadie en el partido debería mirar por encima del hombro a otro líder, ya sea el futuro o el pasado”, aseguró el académico, quien remarcó: “Ahora solo hay un líder en China”.

/psg