A más de un mes del triunfo del Rechazo, el diálogo por el proceso constituyente aún no llega a una propuesta concreta.

Diversos sectores políticos han dado a conocer sus propuestas, sin llegar al acuerdo sobre cómo se redactará la nueva propuesta de Carta Magna para el país.

El presidente de RN, el senador Francisco Chahuán, conversó sobre el proceso constituyente junto a Álvaro Paci.

Tras ser consultado sobre cuándo cree él que se llegará a un acuerdo más definitivo, el parlamentario manifestó que “primero, nosotros no nos hemos dado tiempo alguno. Creemos que acá hay algunas ministras que querían bailar cueca con el acuerdo, otros que querían resignificar el 11 de septiembre, otros el 18 de octubre. No, nosotros creemos que hay que darse el tiempo necesario para no hacer nada parecido a la anterior convención. Para repetir el ejercicio refundacional, nuestros votos no están”.

“Nuestros votos están si queremos cumplir la palabra empeñada para una nueva y buena Constitución que debe tener roles que son fundamentales. Primero, entender que tiene que recogerse la experiencia de los especialistas. Segundo, que debe haber una amplia participación ciudadana. Y tercero, que tiene que haber un mecanismo de validación democrática”, indicó.

“Nosotros hemos dicho, ciertamente, que el árbitro debe ser el Congreso Nacional, que es el poder constituido, quien tiene el poder constituyente derivado. Por lo tanto, a nosotros no nos parece que sea o la Corte Suprema o el Tribunal Constitucional. Esto se debe a que potenciaríamos el poder judicial, por una parte. Creemos, sin lugar a dudas, que el Tribunal Constitucional no es el órgano adecuado. Ha tenido cuestionamientos por el propio oficialismo en su momento”, manifestó.

“Por eso, nosotros creemos que el poder constituido, quien tiene el poder constituyente derivado, es el que debe ser el árbitro. Nos gustaría que fuese el Senado o la Comisión de Constitución del Senado que también podría ser un órgano en el que se radiquen las diferencias”, agregó.

“Pero acá es muy importante sostener que lo que hemos logrado hasta ahora es que ya no hay páginas en blanco. Ya no hay ejercicios refundacionales. Lo que hay básicamente es un reconocimiento al triunfo ciudadano y transversal del 4 de septiembre. No hay proceso refundacional alguno, sino más bien continuidad de la tradición constitucional de nuestro país”, señaló.

“Nosotros además hemos dicho que la Constitución no debe ser maximalista, sino que minimalista, en el sentido que una Constitución es un pacto de convivencia entre los chilenos que debe asegurar derechos y deberes”, finalizó.

/psg