Uno de los principales costos que ha tenido que enfrentar este año los consumidores es el precio de la bencina. Es que la racha alcista que ha tenido los combustibles no han dado tregua, reflejo de aquello es que sólo en tres semanas la gasolina de 93 octanos ha tenido reducciones este año, mientras que la de 95 y 97 solo en dos ocasiones. El resto del año solo alza.

Si a fines del año pasado, la gasolina de 93 octanos superó por primera vez la barrera de los $1.000 ahora fue por otro récord. De acuerdo a bencinas en línea, los precios de la gasolina de 93 octanos ya supera los $1.300 en todo el país. Arica y Parinacota es la región con el precio más alto de $1.357. En el otro extremo, Ñuble es la región con el precio más bajo de $1.315.

En la región Metropolitana, este combustible acumula un alza de $324 en el año y su precio promedio a consumidor es de $1.309. En Chile, según cifras de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC), el 53% de la bencina consumida es de 93 octanos, mientras que un 23% es de 95 octanos y un 24% de 97 octanos.

La realidad para los otros dos tipos de octanaje no es más auspiciosa: la de 95 anota un precio promedio sobre los $1.350 en todo el país, y en la Región Metropolitana acumula un incremento de $338. La de 97, en tanto, registra un alza de $354 en lo que va del año, y su precio promedio supera los $1.400 en 12 de las 16 regiones del país.

¿Qué lo explica?

Los economistas afirman que las razones detrás de esta alza son al menos tres: el alza que ha tenido el precio del petróleo, el valor del dólar y factores de oferta en la producción, dada las perspectivas de desaceleración económica mundial.

Juan Ortiz, economista senior del Observatorio del Contexto Económico de la Universidad Diego Portales (OCEC-UDP) sostiene que “el incremento de los precios de los combustibles, en las últimas semanas, obedece fundamentalmente a un fortalecimiento del precio del petróleo brent, cuyo precio promedio en septiembre alcanzó US$90,6 el barril mientras que en octubre era de US$ 93,3 el barril. Por su parte, el tipo de cambio nominal para el mismo periodo pasó de $921 a $956, es decir por fundamentales la tendencia del precio es al alza”.

Luis Gonzales, coordinador Económico de Cambio Climático, Energía y Medio Ambiente de Clapes UC explica que son tres los factores que explican las alzas que varían por combustible. “El primero es el precio del petróleo, el segundo es el tipo de cambio y el tercer efecto es la administración del Mepco que tiene restricciones en el uso de parámetros como la ponderación de precios en el pasado y expectativas a futuro, y que en varias semanas se han visto inhabilitados de actuar”, puntualiza.

Otro elemento que estaría impactando los precios son los temores de la desaceleración económica, lo cual afecta la demanda. “La decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) más sus aliados en reducir la oferta diaria de crudo a partir de noviembre han impactado el precio al alza sumado a las nuevas sanciones de la Unión Europea al petróleo ruso, las cuales se aplicarán a partir de diciembre de este año”, subraya Ortiz.

El Mepco

Dada esta racha alcista, el gobierno cuando asumió tuvo que inyectarle más recursos al Mecanismo de Estabilización del Precio de los Combustibles (Mepco) para que pudiera seguir amortiguando los precios. En marzo el aumento fue de US$750 millones duplicando el límite de menor recaudación que era de US$750 millones. Sin embargo, dada las condiciones del mercado internacional esos montos se agotaron rápidamente y por ello, en junio tuvo que ir nuevamente al Congreso para subir el monto en US$1.500 millones más, por lo que el nuevo límite es de US$3.000 millones.

De acuerdo a cálculos de Ortiz, los recursos para hacer frente a los subsidios semanales que ha otorgado el Mepco “están muy cerca del límite de US$ 3.000 millones para la operación de este mecanismo”. En ese contexto, el economista explica que “el nivel acumulado del Mepco estaría en torno a US$ 2.700 -US$ 2.800 millones, por lo que existe un alto riesgo que a fines de año se supere el límite de subsidios acumulados que puede otorgar el sistema”.

Para las próximas semanas, el escenario no es alentador, ya que se anticipan que continuarán las alzas. “La operación del Mepco sin bien reduce la volatilidad y suaviza la variación semanal del precio, no elimina la tendencia al alza. Este hecho lleva a considerar que el número de semanas al alza de los combustibles se mantendrá por varias semanas más”, dice Ortiz. El experto puntualiza que “en el caso de la gasolina 93 prevé nueve semanas de alza, mientras que para la gasolina 97 las semanas de incrementos serían 10″.

/psg