Señor Director:

En la Declaración Conjunta, con ocasión de la visita del Presidente de Argentina, Chile reiteró su respaldo a la demanda trasandina de soberanía en las islas Falkland.

Esto me parece un inmerecido apoyo, dado que —en el contexto de la Plataforma Continental Extendida— ese país recientemente promulgó una inamistosa ley que afecta gravemente el Tratado de Paz y Amistad de 1984 y, de paso, cuestiona gravemente nuestros derechos antárticos.

Carta al diario El Mercurio de Miguel A. Vergara Villalobos, Presidente
Liga Marítima de Chile

/gap