Son nueve los ejes que contempla la propuesta del Partido de la Gente (PDG) que se dio a conocer este jueves en una nueva reunión con todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria, para encausar un camino hacia una nueva Constitución.

Desde la colectividad habían anunciado que entregarían esta semana sus “puntos bases”, lo que finalmente se concretará a las 10.00 en los jardines de la sede del Congreso en Santiago, misma hora a la que está convocada la cita para retomar los diálogos constitucionales.

Se trata de un documento de tres páginas -al que tuvo acceso La Tercera- en el que plantean, entre otras cosas, un plebiscito de entrada, la reposición del voto obligatorio, un órgano redactor sin escaños reservados y la modernización del Estado.

Como primer punto, plantean la realización de un plebiscito de entrada y proponen el diseño de consulta, en el que contemplan dos papeletas: si la ciudadanía quiere una nueva Constitución y el mecanismo para elaborarla. Para este último, sugieren una comisión mixta entre el Congreso y un comité de expertos, o una Convención Constitucional.

“Tal como indica Servicio Electoral, están dadas las condiciones técnicas para realizar dicha consulta ciudadana desde el mes de abril o mayo de 2023 y, con ello, tener la certeza de pasar al siguiente proceso o no con un alto respaldo”, señalan.

El voto obligatorio es otro de los puntos bases que contempla el documento del PDG, pero no solo proponen su restitución para el proceso constituyente, sino que también para los cargos de elección popular en cada próxima instancia.

Otro de los ejes propuestos apunta a evitar la participación de organismos internacionales durante el proceso y, por el contrario, plantean que el debate constitucional debe enfocarse 100% en institucionalidad nacional y sin injerencias extranjeras de cualquier índole.

“En Chile existen organizaciones ciudadanas y expertos de diversas universidades públicas y privadas que pueden ser parte tanto del grupo de asesores como así del debate de propuestas”, señalan.

Sí a la paridad, no a los escaños reservados

Como cuarto punto de la propuesta está la paridad. “La paridad de entrada es fundamental para efectos de igualar el acceso de hombres y mujeres al proceso de elección, tanto de expertos como de candidatos”, plantean.

“En el caso de la paridad de salida, que prevalezcan las ideas, las propuestas de cada candidato, generando democracia plena de votación en la elección y sus resultados”, agregan.

Sobre pueblos originarios, según el documento, desde el PDG afirman que no respaldarán los escaños reservados en un futuro órgano redactor.

Ante eso, aseguran que propondrán y fomentarán “la participación activa de candidatos que pertenezcan a los registros nacionales de la Conadi, para efectos de que sean incorporados a las diferentes listas según los intereses de cada región”.

Respecto a independientes, puntualizan que “dada la amplia cantidad de partidos políticos con diversa expresión y visión, creemos que existe la posibilidad de incorporar a los independientes en listas afines a sus intereses permitiendo que la ciudadanía previamente conozca su origen, evitando de esta forma situaciones de improvisación ideológica que no dieron buenos resultados en el pasado”.

Modernización del Estado y un texto constitucional en seis meses

En cuanto a los plazos del proceso constitucional, apuntan a “ser responsables en el tiempo, para lograr esta vez un resultado que sí sea representativo de lo que los chilenos esperan”.

En ese marco, sostienen que “en cuanto a la discusión misma de un texto constitucional y, en tanto, cualquier alternativa de mecanismo, abogamos por generar austeridad de los recursos destinados, comprendiendo que estamos y estaremos en un periodo de recesión económica”.

Ante ese escenario, proponen elaborar una propuesta constitucional en un plazo “no mayor a seis meses”, con una “sistematización previa de la totalidad de los insumos disponibles” y también “con un periodo de debate efectivo”.

En uno de los últimos ejes, apuntan a la importancia de la “modernización del Estado”.

En este punto, -dentro de lo que consideran los “temas de fondo”- incluyen la modernización digital, la democracia digital, “renta de cargos públicos con topes no mayores a 10 veces el sueldo mínimo” y “la no contratación por ley de parientes o amistades en la función estatal”.

Puntos pendientes

Bajo la frase “puntos pendientes”, como último eje, desde la colectividad detallan una lista de temas que deberán ser resueltos con posterioridad.

“Tales como mecanismos, comité de expertos, reglamentación y principios basales, serán entregados en una segunda etapa que se encuentra en desarrollo y análisis a través de nuestros órganos, con consultas digitales internas y abiertas más el trabajo en la totalidad de regiones del país”, sostienen.

“De esta forma, como la organización política más grande de Chile, y escuchando a los ciudadanos en el territorio, analizando las diversas visiones, dialogando con las organizaciones del mundo social y civil, el mundo académico y los independientes, complementaremos finalmente nuestra propuesta”, señalan al final de la propuesta.

“Esperamos con este documento inicial, seguir el camino del dialogo con todos los actores y con ello también, que el actual gobierno enfoque sus esfuerzos en las necesidades urgentes y ampliamente conocidas por todos”, concluyen.

/psg