Una noche frenética en San Siro que finalmente ha acabado en victoria tras un partido accidentado contra los de Luciano Spalleti que pone fin a la racha invicta del Azzurri y reduce la distancia entre ambos cuadros a tan solo cuatro puntos.

El Napoli logró hacerse con la ventaja desde el principio con el gol desde la frontal del área de Piotr Zielinski, pero el Nerazzurri logró reaccionar con rapidez con el preciso disparo desde el punto de penalti de Hakan Calhanoglu en el 25′ y el cabezazo de Ivan Perisic: una copla de goles que colocó al local por delante en el marcador antes del descanso.

En la segunda parte, Joaquín Correa realizó una magistral asistencia a su compañero internacional, Lautaro Martínez, para marcar así el tercer gol del encuentro para los de Simone Inzaghi tras la hora de partido. Los visitantes, por su parte, no se rindieron y ofrecieron una recta final dramática. Dries Mertens intentó una y otra vez lograr el empate a tan solo 10 minutos del final del partido con sus repetidos disparos desde la corona del área.

En definitiva, Inter ha tenido que atrincherarse para proteger el resultado y los tres puntos, y ahora, se coloca a tan solo cuatro puntos de los líderes. El partido de hoy ha sido la ocasión perfecta para retomar el ritmo tras el parón de selecciones, si bien el encuentro de hoy era un gran reto para el local: el Nápoles solo ha encajado 3 goles en toda la temporada, y no ha perdido – hasta ahora – ningún partido. Esta noche, los goles que ha encajado el visitante son el doble tras la fría noche que han pasado en Milán.

Esta noche ha sido tensa y ha aumentado nuestras pulsaciones… Pues el Inter casi termina de gozar de una holgada victoria por dos goles en San Siro, quitando el momento de infarto provocado por el disparo de volea de Dries Mertes, que terminó por acabar en las gradas. Ha sido un gran comienzo, teniendo en cuenta los empates resultantes de encuentros similares (Atalanta, Juve y Milán). Hoy, el Inter ha logrado imponerse en casa contra un rival directo, y es la primera vez que lo logra en lo que llevamos de temporada.

Inzaghi realizó dos cambios con respecto a la formación del pasado derbi, con Andrea Ranocchia y Joaquín Correa de titulares. Los visitantes, por su parte, optaron por una alineación 4-2-1-3 con un Piotr Zielinksi avanzado para vigilar a Marcelo Brozovic, y con Frank Anguissa en continua persecución de Hakan Calhanoglu.

El cuadro napolitano logró abrir el marcador en el 17′ gracias al gol desde la frontal del área de Piotr Zielinski y a causa del desmarque de Nicolo Barella en el centro del campo. Ahora bien, el Nerazzurri logró reaccionar rápido gracias al disparo de Hakan desde el punto de penalti en el 25′, jugada que precisamente la produjo Barella y en la que intervino la mano de Kalidou Koulibaly. Tras la revisión del VAR, el turco se armó de confianza y pegó el disparo, con la misma determinación que tuvo en el último derbi.

Unos minutos después, Barella volvió a aparecer justo antes del descanso para pegar un potente disparo que finalmente logró rechazar David Ospina. Calhanoglu metió un perfecto centro que Perisic cabeceó, y pese al intento de Ospina en parar el balón, el VAR terminó por confirmar que el balón había cruzado la línea de gol. Estos dos goles previos al descanso fueron motivo de la explosión de felicidad que se vivió en San Siro, pues el Inter se había colocado por delante en el marcador.

Antes de salir del terreno de juego, Correa también apareció a escena para ofrecerle un increíble pase a Lautaro Martínez, que marcó un hermoso tercer gol para los de Simone Inzaghi. Un disparo bajo y preciso que se produjo ante los ojos de Curva Nord a la hora de partido.

En cuanto al visitante, Victor Osimhen fue sustituído tras sufrir una lesión en la cabeza. No obstante, ese incidente no fue suficiente para frenar la continua amenaza ofensiva del Napoli. Y finalmente, pasó: el suplente, Dries Mertens, marcó un dramático gol desde la frontal del área a tan solo 10 minutos del final, lo que provocó el 3-2.

Ha sido una batalla hasta el último minuto que ha destrozado las piernas de los jugadores; y por ello, Inzaghi optó por darles un respiro en la segunda parte sacando energía fresca con forma de Arturo Vidal, Edin Dzeko, Roberto Gagliardini y Federico Dimarco.

La afición Nerazzurri ha tenido que agradecerle a Samir Handanovic su increíble parada, la cual evitó el empate 3-3. La ocasión del visitante surgía de un cabezazo de Mario Rudi, pues el portugués tenía todas las de marcar; después, Mertens se pegó la carrera para hacerse con el balón dentro del área y, a tan solo unos segundos, disparó de su volea un balón que terminó en las gradas.

En fin, tras la sufrida victoria de hoy y la consecución de los 3 puntos, ahora el equipo se centra en el próximo encuentro contra el Shakhtar Donetsk del miércoles.

INTER 3-2 NAPOLI (PRIMERA PARTE: 2-1) 

Goleadores: Zielinski 17, Calhanoglu 25 (p), Perisic 44, Lautaro 61, Mertens 78.

INTER (3-5-2): 1 Handanovic; 37 Skriniar, 13 Ranocchia, 95 Bastoni; 36 Darmian, 23 Barella (32 Dimarco, 75), 77 Brozovic, 20 Calhanoglu (22 Vidal, 62), 14 Perisic (48 Satriano, 88); 10 Lautaro (5 Gagliardini, 75), 19 Correa (9 Dzeko, 62).
Suplentes en banquillo: 21 Cordaz, 97 Radu, 2 Dumfries, 8 Vecino, 11 Kolarov, 12 Sensi, 33 D’Ambrosio.
Entrenador: Simone Inzaghi.

NAPOLI (4-3-3): 25 Ospina; 22 Di Lorenzo, 13 Rrahmani, 26 Koulibaly, 6 Mario Rui; 99 Anguissa, 8 Fabian Ruiz, 20 Zielinski; 11 Lozano (7 Elmas, 75), 9 Osimhen (37 Petagna, 55), 24 Insigne (14 Mertens, 75).
Suplentes en banquillo: 1 Meret, 12 Marfella, 2 Malcuit, 5 Juan Jesus, 31 Ghoulam, 68 Lobotka.
Entrenador: Luciano Spalletti.

Amonestados: Osimhen, Koulibaly, Rrahmani, Calhanoglu, Vidal, Handanovic, Dzeko.
Observaciones: S. Inzaghi amonestado por mala conducta.
Tiempo añadido: 1+8 minutos.

Árbitro: Valeri.
Asistentes: Giallatini, Preti.
Cuarto oficial: Marchetti.
VAR: Aureliano.
Asistente del VAR: Longo.

/