“La Teletón es una de las instituciones más transparentes de nuestro país”, aseguró el Presidente Gabriel Boric la noche del viernes pasado, cuando asistió a la inauguración de la versión 33 del evento que anualmente busca recaudar fondos para la rehabilitación de niños con discapacidad. Pero esa aseveración no es cierta, hasta ahora nadie conocía cómo la Teletón gasta el dinero que logra recaudar en las jornadas solidarias.

No aparece en sus reportes de transparencia que entre 2019 y 2021 le ha pagado más de $155 millones al lobista Enrique Correa por sus asesorías, tampoco que otros $85 millones han sido para la empresa Adimark, que realiza estudios de mercado, ni que en 2020 se destinaron más de $400 millones en finiquitos laborales. Ese año Ximena Casarejos dejó la dirección ejecutiva de la fundación, cargo en el que estuvo desde 1995. Tampoco era de dominio público que desde enero de 2021 Casarejos emite boletas mensuales a la Teletón por más de $17 millones cada una.

La transparencia ha sido un talón de aquiles de la Teletón. Desde hace años que existen dudas sobre cómo se gastan los recursos que se recaudan para la rehabilitación de los niños. En 2021 el canal de televisión La Red se restó de las transmisiones del evento demandando mayor transparencia en el gasto de los recursos.

CIPER tuvo acceso a la contabilidad completa de la fundación, y pudo revisar mes a mes cada uno de los pagos a proveedores y ejecutivos. La revisión de esa base de datos desmiente mitos que han circulado persistentemente en redes sociales: no se le paga honorarios ni a los artistas que participan en el show ni a los animadores que forman parte de la transmisión televisiva. Tampoco hay pagos directos a Mario Kreutzberger (Don Francisco), principal impulsor de la Teletón desde su creación en 1978.

Sí hay pagos a sus asesores cercanos, como su mano derecha en Miami, María Luisa Calderón, y el productor de televisión Marcelo Amunategui. También hay traspasos a la familia de Ximena Casarejos, y a los staff de artistas internacionales que han venido a Chile a apoyar la causa, como Raphael, Becky G y David Bisbal.

Después de investigar a las empresas que figuran en el listado, CIPER descubrió que una de las compañías, Perry Servicios de Seguridad, es propiedad de Wilfredo Perry González, quien fue procesado por el asesinato del comandante de la Armada Arturo Araya Peeters, edecán naval del Presidente Salvador Allende. Ese atentado fue un intento de sectores de las Fuerzas Armadas junto al grupo de extrema derecha Patria y Libertad para precipitar un golpe de estado en julio de 1973. La empresa registra pagos por $162 millones entre 2018 y 2021.

La revisión de la contabilidad de la Teletón también alumbra el gasto total del evento televisivo. Entre 2016 y 2018 ese ítem fluctúa entre los $4 mil y los $4,8 mil millones. En 2018 la jornada realizada entre el viernes 30 de noviembre y el sábado 1 de diciembre significó gastos por $4,8 mil millones. Solo el cierre de la jornada en el Estádio Nacional costó $576 millones.

En 2020 el evento tuvo otras características por realizarse en medio de la pandemia del Covid-19. Como casi todo fue vía telemática, los costos se redujeron con fuerza: ese año se gastaron $1.418 millones.

No hay una correlación entre lo que se gasta y lo que se recauda. En 2017 se desembolsaron $4,4 mil millones y se juntaron $32,5 mil millones. En 2020 se gastó menos y se recaudó más: $34,7 mil millones.

Los ítems más caros del evento son la construcción de las escenografías y el pago a las empresas encargadas de la infraestructura técnica de la transmisión. Tampoco es menor el gasto en pasajes de avión y hospedaje para quienes llegan a Chile a apoyar la maratón solidaria. De hecho, la empresa Turismo Cocha es la que más ha recibido fondos desde la Teletón en el periodo analizado: $1.160 millones entre 2016 y 2021.

¿Qué lectura hace la Fundación respecto de estas diferencias? La institución descarta terminar con el evento televisivo, pero subraya que buscan mantener los costos a raya: “Mantener el ratio de costo en un monto inferior al 20% de lo recaudado, límite de eficiencia en el cual nos mantenemos año a año”, señalaron en la respuesta enviada a CIPER.

LAS MILLONARIAS ASESORÍAS DE XIMENA CASAREJOS

Entre los gastos registrados en la contabilidad de la Fundación Teletón llaman la atención una serie de pagos a los colaboradores más cercanos de Mario Kreutzberger, partiendo por Ximena Casarejos, el ancla de la Fundación y brazo derecho de Don Francisco en Chile. La exdirectora ejecutiva de la Teletón registra pagos por $156 millones en boletas de honorarios solo entre enero y septiembre de 2021, año en el que asumió como vicepresidenta del directorio de la institución, rol que según consta en sus memorias, es ad honorem.

La relación entre Don Francisco y Casarejos data de la década de los 80, desde los orígenes de la Fundación Teletón: «Mario es el timón, pero ella es el motor», dijo el presidente del directorio, Daniel Fernández, en un artículo de La Tercera en 2018. Casarejos renunció a su cargo ejecutivo a fines de 2020 y pasó a ocupar la vicepresidencia del directorio de la Fundación. Se le pagó un finiquito por un monto no precisado, y se supone que desde enero de 2021 no recibe sueldo.

Pero en la contabilidad revisada por CIPER aparecen 10 boletas de honorarios a su nombre, emitidas entre enero y septiembre de 2021, por más de $17 millones cada una. Esos pagos están cargados al centro de costos de la Dirección Ejecutiva de la fundación. La glosa de los pagos dice “honorarios según contrato Ximena Casarejos”.

Cuando le preguntamos a la Teletón por esas boletas, la respuesta fue que se trataba de las cuotas del finiquito pactado en 2020:

– Ximena Casarejos es una ejecutiva de Teletón desde sus orígenes, habiéndose vinculado por prestación de servicios desde el año 1978, y con contrato de trabajo, como directora ejecutiva, desde el año 1995. En el año 2020 las partes cumplen las condiciones contractuales previamente establecidas, y se da término al contrato con un finiquito firmado el 31 de diciembre de 2020. El pago señalado corresponde a dicho acuerdo.

Pero eso no era cierto. Nos dimos cuenta porque los finiquitos no se pagan mediante boletas de honorarios. El abogado Juan Vergara, experto en materias laborales, señaló que “la ley laboral permite que el pago de una indemnización por años de servicios se realice en cuotas, por acuerdo de las partes, pero en este caso el documento que sirve de respaldo es el finiquito o el pacto ratificado ante Ministro de Fe de la Inspección del Trabajo (artículo 177 y 169 del Código del Trabajo), no se necesita justificarlo con otro documento adicional, como una boleta de honorarios. De hecho, esto no sería correcto, porque la indemnización legal por años de servicios no está afecta a impuestos y los honorarios sí”.

Esa información la corroboró a CIPER la Dirección del Trabajo cuando les preguntamos si correspondía que se emitieran boletas de honorarios por los pagos de un finiquito: “En el caso de las indemnizaciones legales de un finiquito, que no son ni honorarios ni remuneraciones, no procede que se emitan aquellos documentos tributarios por ingresos que no constituyen renta”.

Volvimos a preguntar a la Teletón, y ahora la versión fue otra:

– Fundación Teletón tiene procesos rigurosos para que toda actividad y contrato legal o comercial estén estrictamente ceñidos a la legislación. El finiquito señalado no se pagó con boleta de honorarios, sino que de acuerdo a la ley y lo establecido en su contrato de trabajo. Los servicios con contrato de honorarios del año 2021 corresponden a asesorías relativas al traspaso de conocimientos adquiridos en su vasta trayectoria en Fundación Teletón, hacia las nuevas generaciones que hoy están a cargo de estas actividades.

Las asesorías de Ximena Casarejos no están transparentadas en las memorias de la fundación, donde se señala que los directores no reciben remuneración.

¿A cuánto ascendió su finiquito? No está claro, pero en la contabilidad hay un ítem llamado “Finiquitos 2020” que asciende a $420,2 millones. De ese total hay que descontar los $69,1 millones que le pagaron como finiquito a Cecilia Nanjari, la asistente de Ximena Casarejos que también cortó vínculo contractual en 2020, aunque ha seguido colaborando con la fundación mediante honorarios. Aparece otro finiquito anonimizado en mayo de 2020 por poco más de $3 millones. Y no hay más. Fuentes de la Teletón le dijeron a CIPER que en 2020 prácticamente no se despidió a nadie por la pandemia.

PAGOS AL CÍRCULO DE HIERRO DE “MK”

La familia de Ximena Casarejos también figura en la contabilidad de la fundación. Su hija, la actriz María José Necochea, aparece con pagos en 2016, 2019 y 2020 por un total de $10,9 millones, divididos en ocho boletas por prestación de servicios de marketing. Durante 2021, en una edición del programa La Divina Comida de Chilevisión, ella contó que había presentado un proyecto de talleres para hacer en la fundación, pero prefirió postular sin su segundo apellido para evitar problemas.

Desde la Teletón señalaron a CIPER que el rol de Necochea fue la coordinación de auspicios entre los años 2017 y 2019, en el área de marketing. “María José, como hija de Ximena Casarejos, se vinculó a la Fundación desde siempre. De hecho, durante muchos años colaboró sin recibir remuneración alguna, en esta misma área, hasta que se le pidió dedicación exclusiva, en el período señalado. Luego de dejar su trabajo en la Fundación, ha seguido colaborando en todas las campañas, también sin remuneración”.

El marido de la actriz, por tanto yerno de Casarejos -y actual director del área dramática de Mega-, Patricio López Vicuña, también prestó servicios como coordinador general de las transmisiones de la Teletón, por un total de $99,3 millones entre 2016 y 2020. Algunas boletas las emitió como persona natural, y otras desde la sociedad Patricio López Vicuña y Asociados Ltda.

Desde la Teletón explicaron que Patricio López Vicuña prestó servicios a la fundación para las campañas de los años 2015 a 2020 como director general del programa televisivo. También agregaron los méritos que tuvo para ocupar ese puesto:

“Estos contratos de prestación de servicios tienen plazos circunscritos a los meses previos al evento que se está organizando, y se limitan a tales actividades. El criterio para la invitación de Patricio López fue su conocimiento de la industria televisiva, su compromiso con el trabajo de la Fundación y su capacidad para convocar, liderar y dirigir a profesionales y técnicos de todos los canales de TV participantes en cada programa que él dirigió. Su desempeño siempre tuvo buena evaluación, y fue valorado tanto por la Fundación y su directorio, como por los canales de TV”, señalaron a CIPER desde la institución.

Dos de los más estrechos colaboradores de Don Francisco también registran pagos en la contabilidad de la Teletón: su productora en Miami, María Luisa Calderón, y el ex productor general del programa Sábado Gigante, Marcelo Amunátegui.

Entre 2016 y 2021, Amunátegui recibió pagos por un total de $123,9 millones, debido a sus servicios como director y productor general del evento anual, según consignan las glosas de la contabilidad. Además, este monto incluye su trabajo como asesor de contenidos y pagos por viáticos. Los montos más altos los registra en 2016 con un salario mensual de $5,8 millones entre septiembre y diciembre, por su rol como director general del evento.

La relación de Amunátegui con Don Francisco quedó reflejada en una entrevista que el productor concedió a El Mercurio en 2015: “Lo admiro mucho, nos conocemos muy bien”, dijo en esa ocasión. El artículo lo destacaba como el “escolta” personal de Mario Kreutzberger durante las 27 horas de transmisión de la Teletón. Según detalla en su Linkedin, Amunátegui actualmente es productor general de GADOL Inc., la productora de Don Francisco en EE.UU.

Desde la Fundación Teletón destacan que Marcelo Amunátegui Ortiz ha prestado servicios como director de contenidos del programa televisivo de Teletón y que “no es parte de la planta de Fundación Teletón”, agregan que su contratación se debe “a su amplia trayectoria en la industria televisiva”.

La otra asesora de Don Francisco que aparece en la contabilidad, María Luisa Calderón, lleva casi 30 años trabajando junto a Kreutzberger. Su principal rol ha sido el de coordinadora internacional y representante del animador. Ella fue su vocera cuando él enfrentó una demanda de paternidad presentada por alguien que aseguraba ser su hijo.

El rol de Calderón para los eventos de la Teletón se relaciona con los artistas, ha recibido -al menos- $56,7 millones entre 2016 y 2020 por servicios de asesoría en la producción internacional y artística del evento. En algunos años percibió $3,6 millones mensuales. Desde la Teletón explicaron que ella “presta servicios como productora de artistas internacionales, colaborando con gran compromiso con Teletón desde hace años. Este trabajo implica largas gestiones y resulta indispensable para contar y coordinar la presencia de importantes grupos y solistas en el hito televisivo”.

LAS ASESORÍAS DE ENRIQUE CORREA Y ADIMARK

Los registros revisados por CIPER también revelan que, en tres años, la Teletón le pagó $155 millones a Enrique Correa por trabajos que fueron descritos escuetamente como “asesorías”. Los servicios prestados por el exministro y dueño de Imaginacción, la más famosa de las empresas de lobby y comunicación estratégica, fueron pagados a una sociedad personal del empresario: Enrique Correa Asesorías E.I.R.L, fundada en 2005.

Los primeros pagos se registraron en 2019, cuando Correa obtuvo $50 millones por trabajos realizados durante diez meses. En 2020, la cifra escaló a $60 millones. En 2021 se registran pagos por $45 millones.

La mayoría de los desembolsos a Correa aparecen bajo el ítem de “Asesorías Externas” de la contabilidad de la Teletón, y fueron anotados en el centro de costos de la Dirección Ejecutiva (hay otros como Marketing, Artistas, Transmisión, etc.). Los pagos a Correa fueron los más abultados dentro de esta clasificación en 2019 y 2020. En 2021 solo fueron superados por los $156 millones que recibió Casarejos.

CIPER le consultó a Enrique Correa el detalle de sus trabajos y desde cuándo la Teletón le paga por ellos. A través de Imaginacción, contestó lo siguiente:

-Es público y conocido que el Sr. Enrique Correa presta servicios profesionales como asesor comunicacional en la Teletón. El detalle puede consultarlo con el mandante.

La fundación, por su parte, dijo que las asesorías de Correa comenzaron en 2019. En su respuesta a CIPER, la institución dijo que su actividad “requiere de una permanente observación e interpretación de la opinión pública y el acontecer nacional, con objeto de orientar las líneas comunicacionales y acciones de convocatoria a la comunidad. Para estos efectos, los estudios de opinión y la asesoría de expertos en estas materias son fundamentales para nuestro trabajo; y esta asesoría se enmarca en ese ámbito”.

En esta línea, la Teletón también respondió que ha contado con los servicios de la empresa Adimark —dedicada a los análisis de datos y mercados—desde 2008. La contabilidad revisada por CIPER desmenuza el costo de los trabajos prestados por la compañía desde 2017 hasta 2021 (en la base de 2016 no hay antecedentes al respecto). En total, son $85 millones.

El pago más alto a Adimark se registró en 2018: $37,4 millones por cinco estudios y dos asesorías. Los trabajos fueron realizados en marzo, abril, junio, noviembre y diciembre de ese año.

$162 MILLONES A EMPRESA DE PROCESADO POR ASESINATO DEL COMANDANTE ARAYA

En la contabilidad de la Teletón destaca la empresa Perry Servicios de Seguridad, como una de las que ha recibido más recursos. La compañía es propiedad de Wilfredo Perry González (71), ingeniero comercial de la Universidad de Chile que ha trabajado como gerente comercial de dos isapres y que actualmente presta servicios a la Teletón.

La sociedad fue creada en 2013 y desde 2018 aparece recibiendo pagos de la fundación. En total $162 millones.

Según un reportaje de investigación de la periodista Mónica González (ex directora de CIPER), publicado en la revista Cauce, Perry participó en el ataque que perpetró el grupo terrorista de extrema derecha Patria y Libertad contra el comandante Arturo Araya Peeters, edecán naval del entonces presidente Salvador Allende, en la madrugada del 27 de julio de 1973.

Araya fue asesinado por el disparo de un francotirador –que nunca fue identificado– tras asomarse por el balcón de su casa, ubicada en Providencia, Santiago.

La investigación publicada por Cauce en 1984 reveló detalles inéditos del caso, como que los atacantes de Araya –Wilfredo Perry y otras 18 personas— provocaron que el comandante saliera por su balcón tras generar disturbios en la calle y disparar hacia su casa. También, que nunca fueron sancionados penalmente luego de que la investigación quedara en manos de la Fiscalía Naval, y que los “asesinos, militantes de Patria y Libertad, confesos, recibieron posteriormente el indulto del General Augusto Pinochet Ugarte en su calidad de Presidente de la República”.

El libro Contreras: Historias de un Intocable, del periodista Manuel Salazar, también sitúa a Perry en esos hechos. Incluso menciona que, armado con una escopeta, disparó contra dos vehículos antes de llegar a la casa de Araya.

En la base contable de la Teletón, la empresa Perry Servicios de Seguridad Spa registra pagos que suman $22 millones en 2018; $47 millones en 2019; $61 millones en 2020; y $32 millones en 2021. En total, $162 millones por servicios de “seguridad y resguardo”.

CIPER se contactó telefónicamente con Wilfredo Perry, quien afirmó que su empresa brinda “servicios de guardia de seguridad desde hace muchos años a la Teletón” y que también lo haría en la edición de 2022.

Cuando se le preguntó por los archivos que lo involucran en el asesinato del comandante Araya, Perry dijo: “¿Eso fue en 1973? A lo mejor está equivocado”. Luego cortó la llamada y no volvió a estar disponible para responder consultas.

¿PAGO A ARTISTAS?

Una de las ideas más transmitidas por los portavoces de la Teletón es que quienes participan en el evento lo hacen por iniciativa propia y sin cobrar un solo peso.

Dentro de esa categoría caben los artistas nacionales e internacionales que cada año animan los eventos de apertura o de cierre de la Teletón. No es un punto menor: se trata de profesionales del espectáculo que, en cualquier otro caso, harían valer elevadas tarifas.

CIPER no encontró documentación que indique que los artistas cobran por sus shows. Sin embargo, al revisar en detalle la contabilidad de 2018, sí detectó algunos egresos relacionados con este ítem que no se repitieron en los otros años revisados.

En concreto, en 2018 se registraron tres egresos rotulados “honorarios staff Raphael”, por US$4.000 cada uno (en total poco menos de $9 millones de la época); uno identificado como “PSJS David Bisbal” por 10 mil euros ($7.7 millones, según el valor de cambio de entonces); y otro por US$27 mil a nombre de Beast Mode Touring, equivalente a $18 millones de entonces.

Esta última es una sociedad constituida en California en 2013. De acuerdo con sus registros oficiales, la directora ejecutiva es Rebeca Gómez, cantante urbana más conocida como Becky G, quien participó en el acto de cierre de la Teletón en 2018.

LOS CUIDADOS DE “MK”: MAQUILLAJE, PEINADO Y ALMUERZOS

La contabilidad registra algunos gastos personales de Mario Kreutzberger: rendiciones por maquillaje, peinado y almuerzos asociados a eventos de la Teletón.

En 2016 aparecen cuatro pagos a un asesor de imagen y cinco a una mujer que prestó los mismos servicios. Las glosas se repiten: “maquillaje, peinado MK”, “vestuario peluquería”. En suma, ese año la Fundación gastó en esos ítems $8,6 millones.

En 2017 se repitieron los asesores, aunque aumentó el gasto total: $9,1 millones. Un año después, el monto fue de $8,2 millones. En 2019 la Teletón fue suspendida por las protestas de la revuelta de octubre. Por ello ese año el gasto fue menor en este ítem: $5.783.333.

En 2020 solo se registraron pagos a una de las personas con las que se venía trabajando la imagen de Don Francisco. Fueron tres egresos que suman $1.063.492.

Un gasto recurrente entre 2016 y 2020 son los almuerzos y pagos por banquetería en el Ristorante Le Due Torri, en Vitacura (Santiago), el que suma un total de $16,6 millones. El centro de costos de la Dirección Ejecutiva concentra $8,7 millones del total. Parte importante de este ítem corresponde a almuerzos que incluyen en la glosa “MK” – Mario Kreutzberger-. Un almuerzo, para tres personas en el mismo restaurante, que incluye la descripción “actividad MK” tiene un pago asociado de $74 mil.

Estos servicios de almuerzos y banquetería, también incluyen actividades con directores de canales de televisión, como por ejemplo, uno registrado en junio de 2017 bajo la glosa “almuerzo reunión ejecutivos canales TV” por $314.985.

Consultados respecto al presupuesto para alimentación del directorio y Don Francisco, desde La Teletón señalaron que “no hay presupuesto asignado para desayunos, almuerzos y comidas para el directorio ni Mario Kreutzberger. Este tipo de actividades ocasionales corresponden a instancias de recaudación, agradecimientos, convocatorias, que se realizan a requerimiento de Fundación Teletón en cada campaña”.

REMUNERACIONES A BANCHILE

Otro de los pagos que llaman la atención en la contabilidad de la Fundación Teletón son los $166,1 millones en “remuneraciones” y comisiones a una cuenta de “BanChile Corredores de Bolsa”. Entre 2016 y 2021, sus gastos anuales fluctúan entre $11 millones y $37 millones.

Desde la Teletón explicaron que corresponden a pagos por comisión del manejo de los fondos recaudados en las campañas: “Los recursos recaudados son bien custodiados, y se mantienen invertidos para generar rentabilidades hasta que son posteriormente requeridos en el financiamiento de la operación, en pos de la rehabilitación e inclusión”, dijeron a CIPER.

Agregaron que los fondos recaudados se depositan “en instrumentos de renta fija de bajo riesgo, según una cartera tipo diseñada por expertos, y administrados por dos prestigiosas instituciones financieras de manera que hay posibilidad de comparar su desempeño. Estas instituciones son, actualmente, BanChile y BCI que, como corresponde, cobran una comisión por su trabajo”, la gestión de estos bancos son evaluados por el directorio de la fundación.

Original de ciperchile.cl

psg