El e-commerce vivió un verdadero boom en medio de la pandemia. Sin embargo, a medida que las medidas se han ido relajando, las personas han regresado al comercio presencial. Además, este año el sector ha venido desacelerándose, ya que el país no está en cuarentena y han quedado atrás los retiros de fondos de pensiones y las ayudas masivas del Estado.

Así, según el Informe de Coyuntura elaborado por la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) junto a GfK, las ventas del comercio electrónico de bienes alcanzaron los US$ 1.766 millones entre enero y abril de 2022, lo que implica una caída del 16% real en lo que va del año. Esta es la primera caída interanual de las ventas online en nuestro país desde sus inicios, hace cerca de 25 años.

El reporte señaló que las razones que explican este descenso son una alta base de comparación del año 2021, el retorno al comercio presencial, la mayor inflación que se ha vivido en los últimos meses, que ha sido acompañada de mayores tasas de interés, y una menor liquidez en los hogares.

En abril, puntualmente, se concretó la mayor contracción histórica, de un 32% real en 12 meses, al registrar ventas por US$425 millones, versus US$652 millones de igual mes de 2021.

El año pasado en esa misma fecha, gran parte del país estaba en cuarentena debido a un importante aumento de casos de Covid-19, lo que junto a los mayores recursos disponibles por los retiros de fondos de AFP y subsidios estatales a la ciudadanía, mantuvo un comportamiento especialmente dinámico en la demanda de compras online.

/gap