Un grupo de congresistas republicanos ha afirmado que el presidente estadounidense, Joe Biden, estuvo involucrado en los controvertidos negocios de su hijo Hunter en el extranjero.

En una conferencia de prensa este jueves, el representante James Comer acusó a Biden de ser “presidente de la junta directiva” de los negocios de su familia e incluso afirmó que la Casa Blanca gastó más de 250.000 dólares para desviar las historias negativas sobre Hunter.

“Se trata de una investigación sobre Joe Biden, el presidente de los EE.UU., y sobre por qué mintió al pueblo estadounidense sobre su conocimiento y participación en los planes de negocios internacionales de su familia”, indicó Comer. “Creo que hemos presentado las pruebas de por qué creemos que es importante, y vamos a seguir adelante con ello”, agregó.

Asimismo, el congresista destacó que incluso le gustaría que los miembros de la familia Biden testificaran ante la Cámara cuando se les pida, pero dijo que el principal objetivo de su investigación en este momento era acceder a los registros bancarios.

“Como parte de nuestra investigación, tenemos pruebas de que las finanzas, las tarjetas de crédito y las cuentas bancarias de Hunter y Joe Biden estaban mezcladas, si no compartidas”, resaltó el legislador, destacando que en algunas cuentas los bancos emitieron banderas rojas a los propietarios, indicando una actividad sospechosa o ilegal.

Al menos una de esas banderas rojas, supuestamente “conecta a Hunter, a Biden y a sus socios comerciales con el tráfico internacional de personas, entre otras actividades ilegales”, añadió.

Los republicanos afirman haber “pedido repetidamente” al Departamento del Tesoro que Biden entregue documentos financieros adicionales para la investigación, pero hasta ahora el Tesoro se ha negado. “Queremos saber lo que la administración Biden está tratando de ocultar al pueblo estadounidense y por qué no están siendo transparentes”, agregó Comer.

El FBI “hizo la vista gorda”

A principios de este mes, el Comité Judicial de la Cámara de Representantes reveló que Hunter, ha recibido un trato preferente por parte de las fuerzas del orden federales, “que parecen haber hecho la vista gorda ante las potenciales amenazas para la seguridad nacional que suponen sus negocios con ciudadanos chinos, rusos y otros extranjeros”, según un informe.

El comité sigue exigiendo respuestas a varios altos funcionarios de los servicios de inteligencia, sobre por qué calificaron el portátil de Hunter de propaganda rusa en una carta abierta antes de las elecciones presidenciales de 2020.

Varios medios de comunicación, como The New York Times y The Washington Post, han verificado la autenticidad del material del portátil tras sus propias investigaciones. Sin embargo, los firmantes de la carta, entre los que se encuentran el exdirector de Inteligencia Nacional Jim Clapper y los exdirectores de la CIA Mike Hayden, Leon Panetta y John Brennan, no se han retractado ni han revisado sus declaraciones.

/psg