La prisa de los chilenos por retirar dinero de sus cuentas de pensiones perjudicará a la economía durante años, ya que el Estado se verá obligado a compensar los déficits de jubilación, según Gregorio Ruiz-Esquide, gerente general de la administradora de fondos de pensiones AFP Provida SA.

“No se ha dimensionado el efecto de esto”, dijo Ruiz-Esquide en una entrevista con el programa de radio Pauta Bloomberg.

Los retiros anticipados mermarán los ahorros, lo que a la larga obligará al gobierno a gastar más en ayuda social una vez que los jubilados se queden sin dinero en su vejez, advirtió.

“El efecto que tendrá es una carga fiscal a las finanzas públicas de Chile, por tanto, a la carga en impuestos del país y, por tanto, a la capacidad de crecer del país”, señaló Ruiz-Esquide.

Legisladores aprobaron este mes un proyecto de ley que permite a los trabajadores realizar un segundo retiro anticipado de sus ahorros para la jubilación para compensar los efectos económicos de la pandemia y las medidas de confinamiento.

Montos retirados

Sumado a una medida similar aprobada en julio, se espera que los chilenos retiren alrededor de US$30.000 millones de los más de US$200.000 millones en activos de fondos de pensiones.

Más de 6 millones de chilenos han solicitado el segundo retiro, con un pago promedio de alrededor de 1 millón de pesos (US$1.400), según la Superintendencia de Pensiones.

/