Imagen

Imagen

La Tabla de Posiciones estuvo presente desde el primer minuto en la cancha del estadio Santa Laura.

Porque Universidad de Chile y Deportes La Serena jugaron con la convicción absoluta que había que sumar. Porque, en este caso, el resultado no era lo más importante, era lo único importante.

Dos equipos muy comprometidos con el descenso y así es como jugaron. Partido muy friccionado, de mucho roce, en que la consigna parecía primero pegar y después jugar.

Todo, con la complicidad de Cristián Garay, cuyo arbitraje pusilánime hizo que muy pronto los jugadores se dieron cuenta que tenían chipe libre para entrar fuerte y sin contemplaciones hacia el contrario. Hubo dos jugadores que tendrían que haberse ido expulsados de todas maneras: Marcelo Morales (que le pegó un patadón a la altura del pecho a Erbes) y el brasileño Ramón (nadie entiende porqué no le mostraron la segunda tarjeta amarilla al defensor serenense)

Un par de excepciones que intentaron jugar al fútbol por cada equipo ( el “Chupete Suazo y el Leo Valencia por La Serena y el propio Morales y Poblete por Universidad de Chile) no fueron más que un oasis en medio del desierto.

En el segundo tiempo, se soltaron algo los equipos y se vieron las mejores jugadas del partido.

De hecho, hubo una llegada buenísima de Universidad de Chile. La inició Jeisson Vargas de manera magistral en el medio de la cancha, pelota larga para la llegada asociada de Poblete y Ronnie Fernández por la derecha. Este ganó raya de fondo y cuando le salía al arquero la tocó al medio para Palacios. La pelota le llegó muy encima del cuerpo al Chorri que no pudo pegarle bien ante el arco desguarnecido y la mandó afuera.

Pero, el propio Palacios se rehabilitará en el minuto 70´. Otro gran desborde por la derecha de Israel Poblete, el mejor jugador de los azules, centro preciso al centro del área y cabezazo de pique al sueño del Chorri, que pegó en el poste derecho de Zacarías López antes de irse al fondo de las mallas.

Y cinco minutos, otra habilitación precisa de Poblete, pique al área de Ronnie Fernández y toque certero ante la salida del arquero para convertir el segundo gol y sentenciar el partido.

Por fin una alegría para Universidad de Chile. Porque se ganó un partido que tenía que ganar o ganar. Porque volvieron al gol Ronnie Fernández y Cristian Palacios. Y fundamentalmente,  porque el segundo tiempo es por lejos lo mejor que ha jugado el equipo azul en largo tiempoImagen

/EMG. Fotos: twitter Universidad de Chile y Deportes La Serena