Las restricciones a las compras presenciales durante el pasado fin de semana, medida inédita durante esta época de pandemia, llevaron a que la actividad del e-commerce se disparara.

Así lo muestran datos de Beetrack, firma que monitorea envíos a domicilio, que observó que en el último fin de semana de marzo la actividad del e-commerce creció un 34% en comparación con iguales días de la semana previa.

Incluso más: el fin de semana de la semana del 22 de marzo con respecto al fin de semana de la semana del 8 de marzo, el alza llega al 76%, mientras que en comparación con la semana del 1 de marzo, se llegó a crecer un 68%.

Esto da cuenta de dos cosas, dicen desde Beetrack: por una parte, un grupo importante de la población está usando el canal online de manera más frecuente, pero además los grupos que utilizan con frecuencia el canal online siguen haciéndolo, lo que ha llevado a que la expansión se acelere.

Según Beetrack, la población en su totalidad está accediendo hoy al e-commerce y el mercado objetivo de mayor edad se ha visto obligado a entrar a este canal. En ese sentido, 2020 fue un año de descubrimiento para este grupo, que comenzó a acostumbrarse.

Esto ha llevado además a que comunas que hace un año no eran tan fuertes en las compras online hoy sí lo sean, y esta expansión lleve también a que toda la cadena logística, con repartidores, bodegas, etc., se fortalezca.

Aumento en supermercados

“Vimos un comportamiento totalmente extraordinario en el aumento del comercio durante ese fin de semana. El último fin de semana de marzo, con el endurecimiento de las restricciones, vimos un crecimiento más alto de lo que veníamos observando. El salto de ese fin de semana fue bastante significativo”, asegura Sebastián Ojeda, CEO de Beetrack.

/