Hay quienes, como la politóloga belga Chantal Mouffe, inspiradora de Podemos en España, que ven con optimismo el trabajo constituyente y otras como la diputada española de ToledoCayetanaÁlvarez –de visita en Santiago esta semana – que consideran que lo que hay en Chile es “una Convención disolvente” y no una “constituyente”. Posiciones que encarnan los extremos de las miradas que despierta el proceso chileno. Pero en lo que ambas coinciden –y no sólo ellas- es que estamos en tiempos de cambio, “hora de tempestades”, como escribía Ricardo Lagos el domingo. Y habrá que ver, como agregaba el expresidente, “si la transformación liderada por la Convención” traerá “tranquilidad” y “establecerá líneas para el futuro”. O sólo ahondará las diferencias.

Boletín semanal de Opinión de La Tercera Por Juan Paulo Iglesias

/gap