El presidente del Consejo Minero expresa la necesidad de mantener en una nueva Constitución el sistema normativo existente, donde conviven virtuosamente la participación del Estado, a través de Codelco, con otros actores privados, chilenos y extranjeros.

Villarino enfatiza la necesidad de que se conserven las reglas, estables y claras, y con una carga tributaria razonable, porque las compañías mineras llegan a Chile para quedarse, haciendo grandes inversiones.

Agrega que, a su entender, la Constitución tiene que –además– consagrar como principio básico el desarrollo sustentable y este posee tres pilares: que genere riqueza económica, que aporte al desarrollo social y que cumpla con altos estándares ambientales, para lo cual debe perfeccionarse la institucionalidad ambiental, conversación en la que quieren estar los actores de la minería.

Menciona que son partidarios de un régimen tributario que entregue recursos adicionales a las regiones mineras y que los empresarios mineros están disponibles para abordar modificaciones a la legislación tributaria, incluido el royalty, pero estudiando bien las consecuencias, para no matar algunas faenas que tienen costos más altos.

“Hay que sentarse a conversar y ver si hay margen, o no, para subir la carga tributaria”, señala Villarino.

/