La economía tuvo un repunte en marzo. Las cifras sectoriales que entregó este viernes en la mañana el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) sorprendieron al alza, avanzando más allá de la favorable base de comparación que tenía el mes, dado que en marzo de 2020 ya la crisis sanitaria se hizo sentir en el rendimiento de la actividad.

Así, la manufactura creció 3,9%, siendo su mayor expansión desde octubre del año pasado, mientras que la minería lo hizo en 2,1%. Electricidad, Gas y Agua, en tanto, creció 2,6%.

Por su parte, las ventas minoristas aumentaron 23,8% en marzo, acumulando un alza de 10,8% en lo que va del año. El crecimiento fue muy superior al 4% del mes anterior y también superó las expectativas de los analistas que esperaban un incremento de 20%. Las líneas de productos que más aportaron en el aumento del índice fueron productos electrónicos, para el equipamiento del hogar y tecnológicos; vehículos automotores livianos nuevos; y materiales para la construcción, herramientas, ferretería y pintura, con incrementos de 61,2%, 98,8% y 47,3%, respectivamente.

¿Qué hay detrás de este mayor crecimiento? Los economistas dicen que la mayor expansión no se debe sólo al factor base de comparación, sino que hubo además mayor dinamismo debido a que las empresas se han adaptado mejor al funcionamiento bajo la crisis sanitaria.

“La principal explicación es que la economía y los diversos sectores se han ido adaptando a la pandemia, a las medidas sanitarias y de restricción de movilidad, lo cual da un impulso extra respecto a marzo 2020, donde gran parte de la economía no estaba preparada respecto a estas diversas medidas sanitarias”, sostiene Martina Ogaz, economista de EuroAmerica, quien agrega que a ese factor “se suman, además, los diversos apoyos a empresas que se han otorgado desde el comienzo de la pandemia, lo que ha ayudado a continuar con las actividades, sobre todo a nivel empresarial”.

Marco Correa, economista de BICE, comparte ese juicio y acota que “está el efecto base de comparación, pero además se suman una mayor adaptación a las nuevas condiciones y los estímulos fiscales y monetarios, y el segundo retiro de los fondos de pensiones que sigue presente”.

La economista jefa de Banchile, Carolina Grünwald, considera un ingrediente adicional: el impulso externo que tuvo la actividad, favorecido por un mundo que crecía vigorosamente y un programa de vacunación que avanzaba rápido.

En esa misma línea se encuentra la visión del economista de LyD, Tomás Flores, quien argumenta que “el comercio exterior está hoy mucho más dinámico que hace un año atrás, por lo cual, si bien la base de comparación es más baja, hay elementos adicionales que explican los mejores resultados de marzo”.

Pavel Castillo, gerente comercial de la consultora Corpa acota que “los buenos resultados sectoriales tienen relación con la baja tasa de comparación del año anterior y el proceso de reactivación de la economía.

Dado este mejor escenario, los expertos anticipan que marzo podría registrar el mayor crecimiento desde febrero de 2020 (3,2%). Así, las expectativas para el Imacec del mes fluctúan entre 0,75% y 3,7%, promediando una expansión de 2,2%.

En la parte baja de las expectativas se sitúa el académico de la Universidad de Chile Alejandro Alarcón, quien espera un Imacec entre 0,5% y 1% centrado en 0,75%. Mientras que en la parte alta de las previsiones está Bci. “Las cifras de marzo reflejan una notable e importante adaptabilidad de la economía al escenario pandémico. Por ello, proyectamos un crecimiento anual para marzo del Imacec de 3,7%”, comenta Juan San Martín, economista de Bci Estudios.

Pese a la positiva expectativa y considerando las caídas en el crecimiento en los meses de enero (-2,8%) y febrero (-2,2%), el primer trimestre de todos modos será negativo. Las proyecciones fluctúan entre -0,5% a -1,4%.

Zoom a la minería

La minería logró en marzo su mayor crecimiento desde junio de 2020, avanzando 2,1%. Según el INE, en el periodo de análisis, el Índice de Producción Minera presentó un aumento interanual de 2,1%, como consecuencia de la mayor actividad registrada en dos de los tres tipos de minería que lo componen: la metálica que creció 1,8%, aportando 1,687 pp, mientras que la no metálica se incrementó 11,7% en doce meses.

Esta alza que está teniendo la producción minera, sumada al precio que hoy cerró en US$4,51, está impulsando a la vez otros rubros que se relacionan con la minería. Uno de ellos es la industria de construcción para infraestructuras modulares y montajes industriales, la cual se está reactivando.

De acuerdo a cifras de Promet, empresa ligada la construcción industrializada, entre un 20% a 30% de los proyectos que estaban en carpeta ahora se adelantarían. Esto además hará que la demanda por empleo suba en un 6%.

/