El retiro del tercer 10%, dejó muchas heridas abiertas y también en evidencia lo frágil del cumplimiento de la constitución, por diversos motivos, pero que ha dañado no solo la credibilidad de las instituciones que se suponían se respetaban entre sí y cada una de ellas tenía sus atribuciones en forma independiente y establecidas en la constitución vigente en nuestro país.

Hoy nos encontramos que está claro que las “buena intenciones” se transforman en poner fin al sistema previsional vigente y sin importar ni tener la sensibilidad de lo que significa el hecho de que 3 millones de personas ya se quedaron sin ahorros, con los retiros anteriores y con este tercer retiro aumentará a 5 millones de personas, donde la vejez será peor de lo que son las pensiones en la actualidad.

Mas preocupante es el hecho de que algunos senadores incluida la presidenta del senado, Sra. Provoste, también senadora Rincón, hoy candidata a la presidencia, ex directora de AFP Provida, y ex ministra del trabajo, junto al senador Navarro, entre otros, hayan firmado una carta con el proyecto de “nacionalizar” los fondos previsionales, y eliminar las administradoras de fondos de pensiones llamadas AFP por lo que se derogaría el D.L 3.500 de 1980.

Como dijo un ex Superintendente de Pensiones, “que el estado administre nuestros impuestos es correcto, pero que además administre nuestros ahorros previsionales, sería muy peligroso”, y es algo que cada vez se escucha con mucho temor y en esta crisis, en que está sumido el país, no es algo menor que quienes deben poner cordura y sabiduría como son los poderes del estado, las palabras y los hechos demuestran intenciones peligrosas por decir lo menos.

Lo anterior se basa en la experiencia en lo ocurrido en Argentina, donde se denominó “corralito” a la restricción de la libre disposición de los dineros de cuentas corrientes, dineros a plazo fijo y también a las cajas de ahorros. Como esto ha ocurrido hace 20 años, si lo llevamos a tiempos modernos, en nuestro país, estaríamos hablando de un “Portonazo” por no decir una “expropiación” al ahorro de años de esfuerzo de todos quienes han trabajado toda una vida.

En nuestro país quedó en evidencia que los dineros se encontraban en las Administradoras de fondos de pensión, sin embargo, cuando algunos pretenden que un 6% adicional vaya a un fondo común, no deja de ser preocupante, en época de campañas, con un gobierno debilitado, donde las palabras y las promesas de sólo “por única vez” se caen al suelo como cae una gota de lluvia,

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com