En la capital peruana, el temor se está extendiendo entre la pequeña pero poderosa élite urbana de Lima por la posible victoria electoral de un maestro socialista poco conocido.

Pedro Castillo está a punto de ser nombrado presidente luego de un balotaje ante la conservadora Keiko Fujimori. Con casi todos los votos contabilizados, la ventaja de Castillo sobre Fujimori es estrecha, pero parece ser suficiente, aunque el resultado final podría conocerse en días o incluso semanas mientras avanzan los desafíos legales.

Durante la campaña, Castillo se comprometió a aumentar drásticamente los impuestos a la minería en el segundo mayor productor de cobre del mundo para pagar el gasto social y volver a redactar la Constitución para darle al gobierno más fuerza en el manejo de la economía. También ha insinuado una posible segunda reforma agraria.

Los partidarios de Fujimori han mostrado su temor por el surgimiento del “comunismo” y han avivado viejos fantasmas de expropiaciones de tierras y un colapso de la economía al estilo venezolano. Aparecieron incluso carteles en Lima advirtiendo: “Piensa en tu futuro, no al comunismo”. No se menciona directamente a Castillo y nadie se ha atribuido la responsabilidad.

“El partido de Castillo se ha declarado Marxista-Leninista. Dice que va a cambiar la Constitución, que va a expropiar. Si lo hace ya no te debería sorprender”, dijo Alfredo Thorne, exministro de Economía, a Reuters.

A medida que su victoria se hizo más probable en las últimas horas, Castillo suavizó su retórica, rechazando las comparaciones con líderes izquierdistas autoritarios como el venezolano Hugo Chávez. Ha incorporado a asesores más moderados, ha mostrado un mensaje a favor del mercado y ha negado que planee nacionalizar o expropiar los ahorros.

Sin embargo, muchos en las zonas ricas de Lima, que votaron abrumadoramente por Fujimori, todavía están temerosos.

Thousands of detractors of leftist candidate Pedro Castillo, rejecting the possibility of a Socialist government, rally in downtown Lima on June 12, 2021. – Right-wing candidate Keiko Fujimori insisted Saturday that there was “fraud” in the runoff election of June 6, while the count slowly advances towards adversary leftist Pedro Castillo leading for some 51,000 votes. (Photo by Miguel Paredes / AFP)

“Todas mis amigas y amigos han sacado su plata al extranjero. No conozco nadie que no haya sacado”, dijo una abogada de Lima que forma parte de las juntas directivas de varias corporaciones y que también retiró sus fondos.

“Yo no tendría plata en Perú, ni un centavo”, agregó la abogada, que pidió no ser identificada por la sensibilidad del tema.

El sol peruano ha caído cerca de un 8% desde que Castillo ganó sorpresivamente la primera vuelta el 11 de abril, mientras que el índice selectivo de acciones peruanas ha perdido un 9% durante el mismo periodo. Los bancos y las mineras han sido los sectores más golpeados.

Los analistas dicen, sin embargo, que la fragmentación del Congreso limitará los cambios radicales y obligará a Castillo a ser pragmático, lo que incluso podría crear un rayo de luz para los mercados y posibles oportunidades de compra para los inversores.

“HISTERIA COLECTIVA”

El miedo colectivo parece real, justificado o no.

Algunas familias están dividiendo sus propiedades o poniéndolas en fideicomiso, dijo la abogada. Incluso en algunos casos retiran dinero en maletines para guardarlo en casa.

/